La expansión del uso del japonés estándar y el debilitamiento de las comunidades regionales, donde hay cada vez menos oportunidad de hablarlos, hacen que vayan cayendo en desuso los dialectos, que eran parte fundamental de la vida de esas zonas. En Japón se hablan diversas variantes del idioma japonés.

Entre los japoneses ha existido tradicionalmente la imagen de que los dialectos, diferentes del estándar de Tokio, son marca de gente rústica, de provincias, pero en estos últimos años está cambiando la percepción de la gente al respecto, y cada vez son más quienes aprecian estas variantes por sentir en ellas una cierta calidez y cercanía.

Japonés

Si hablamos sobre dialectos que aparecen en la serie de televisión, me viene la mente la expresión de sorpresa  jejeje , que hizo la famosa serie matutina de NHK  Amachan, en 2013. Un factor importante en el nacimiento de las variedades del japonés fue la difusión de palabras desde la región central a las provincias.

Esto significa que la ciudad natal de todos los dialectos era la antigua capital, y lo que se denomina japonés antiguo, su fuente original. Se puede plantear la pregunta de si los términos que expresan sorpresa, antes determinados, también se formaron de este modo, y lo cierto es que fue exactamente así.

Japonés

De este modo, ciertas palabras que aparecen en la literatura clásica todavía se usan en algunos dialectos. ¿Pero consistirá solo en eso el valor de los dialectos?

El Centro de Estudios de Dialectología de la Universidad de Tōhoku, ha venido realizando actividades para investigar los dialectos que están desapareciendo en las áreas afectadas por el Gran Terremoto del Este de Japón en marzo de 2011, y para ayudar a su recuperación.

Japonés

El Gran Terremoto del Este de Japón provocó el colapso de las comunidades locales de varias zonas. Entre los dialectos en peligro anunciados por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) se encuentran siete dialectos del japonés provenientes de las islas de Ryūkyū y Hachijōjima.

En esas zonas los esfuerzos para proteger esos dialectos insustituibles están ganando popularidad. Las conversaciones, grabadas en diversos lugares, registran animados intercambios de la vida cotidiana.

Para que los habitantes de las áreas afectadas por el desastre puedan regresar a sus vidas normales es necesario mejorar no solo los aspectos más físicos de las mismas, sino también los mentales.