Akita Kantō Matsuri, el Festival de las Pértigas con Faroles de Akita, que se celebra cada año en el centro de la ciudad de Akita del 3 al 6 de agosto, es uno de los cuatro festivales más importantes de la región de Tōhoku.

El festival tiene sus orígenes en el neburi nagashi, una serie de prácticas que surgieron entre 1751 y 1763, a mediados del período Edo, como medio para “barrer la somnolencia veraniega” dando a los agricultores la energía necesaria para superar el calor húmedo típico de esta estación.

No se sabe exactamente en qué momento el festival llegó a incorporar las pértigas de bambú con faroles de papel conocidos como kantō. El Festival de los faroles de Akita también está designado como un importante patrimonio cultural folclórico intangible del país.

Akita Kantō Matsuri: el festival de los 10,000 faroles

Akita Kantō Matsuri

Los incontables y brillantes faroles representan las espigas doradas del arroz y el evento es considerado como un festival para rezar por una cosecha abundante.

Las pértigas de bambú con faroles kantō varían en tamaño: la más pequeña es una pértiga de cinco metros que lleva 24 faroles, y la más grande, un gigante de 12 metros que pesa hasta 50 kilos y tiene 46 faroles. Los faroles están hechos a mano y están decorados con el emblema del distrito natal de su portador.

El diseño de varios amuletos de la suerte, como caballos y barcos, también es digno de mención. El punto culminante del festival es el desfile nocturno, cuando las 280 pértigas kantō iluminadas desfilan por la avenida principal de la ciudad.

Akita Kantō Matsuri

En los momentos más palpitantes, todas las kantō son lanzadas al aire por sus portadores, llamados sashite, haciendo que los faroles dorados se balanceen en la oscuridad. La música hayashi de tambores y flautas junto con los gritos de ánimo aumentan la emoción del festival.

Visita nuestra página de facebook para ver más fotografías como éstas.

Seguramente la habilidad y fuerza de los sashite es lo que más fascina al público del festival. Los sashite sostienen y mantienen en equilibrio la pértiga solo con un punto de contacto, ya sea con la palma de la mano, la frente, el hombro o la cadera. La vibrante música hayashi y los vítores de “Dokkoi-shō, dokkoi-shō!” aumentan la emoción de sus actuaciones.

Akita Kantō Matsuri

En el desfile del mediodía, que precede al nocturno, se celebra una competición de sashite donde se puede ver a los porteadores mostrar sus increíbles habilidades. La hermosa escena de los 10,000 faroles parpadeando en el cielo nocturno y las habilidades de los porteadores son el punto culminante del festival.

Después de que la actuación nocturna haya terminado, hay reservado un tiempo para que los espectadores puedan tocar una kantō, sentir su peso y tomar fotografías de recuerdo.

No te pierdas: Verano en Japón.