Bolas de arroz que esconden anillos. Cada mes salen al mercado entre cuatro y ocho productos nuevos. Uno de los éxitos más recientes de la compañía es Onigiringu (un juego de palabras entre onigiri, bola de arroz, y ringu, anillo), una idea propuesta por un empleado.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una segunda parte, haz click aquí para leer la primera.

Bolas de Arroz que Esconden Anillos | Los gacha-gacha

Bolas de arroz que esconden anillos

El primer volumen de esta serie fue lanzado en 2019, y en el verano de 2021 llegó a su cuarta edición. El onigiri es un estuche que contiene réplicas de ciruelas encurtidas umeboshi, cortes de salmón o huevas de salmón, entre otros ingredientes populares, pero convertidos en anillos.

Al igual que en el caso de Koppu no Fuchiko, las generaciones jóvenes los popularizaron en Instagram a través de sus publicaciones. Furuya señala que nunca se imaginó que tantas personas quisieran coleccionarlos.

Medio Siglo de gacha-gacha

También es consciente de que la popularidad de los gacha es bastante impredecible y que, aunque los diseños con gatos, ranas y hongos normalmente atrapan el corazón de los consumidores, es difícil pronosticar qué productos van a triunfar. Furuya cree que la llave del éxito reside en si se vuelven virales en redes sociales o no.

A los 30 años, en 2006, Furuya renunció al fabricante de cápsulas con juguetes sorpresa Yūjin (actualmente Takara Tomy Arts), para fundar su propia empresa.

Bolas de arroz

Pertenece a la generación de niños fanáticos de las gomas de borrar con la imagen de los personajes de Kinnikuman que se vendían en las máquinas expendedoras de gacha frente a las tiendas de chucherías de los barrios. Sin embargo, para su compañía eligió otro giro: los artículos novedosos para adultos.

¿Ya nos sigues en Facebook?

Medio Siglo de gacha-gacha

Furuya nos dice que era consciente de que el número de niños se iba a reducir por la baja natalidad, por lo que desde el principio optó por la fabricación de productos para adultos. También comenta que dio prioridad a la calidad de estos, por lo que en sus inicios sus finanzas se mantuvieron en números negativos.

Dice que la empresa empezó a tomar vuelo cuando consiguieron un gran éxito con la serie Fuchiko y que, en los últimos cinco años, la competencia ha aumentado a pasos agigantados. Onoo Katsuhiko es otro exempleado de Yūjin y el compañero más veterano de Furuya.

Ahora es presidente de la Asociación de Gacha-gacha de Japón, encargándose de dar asesorías y producir ferias relacionadas con los gacha. Según Onoo, el volumen del mercado de cápsulas con juguetes sorpresa asciende a cerca de 40.000 millones de yenes y en la última década se expandió 1,5 veces.

Empresas como Bandai y Takara Tomy Arts acaparan un poco más del 60 % del mercado, pero en fechas recientes se han integrado al negocio nuevas firmas. Ahora existen cerca de 30 pymes especializadas principalmente en productos para adultos.

Cada mes se lanzan unos 300 nuevos productos que se venden en cerca de 600.000 máquinas expendedoras en todo el país. Sus precios fluctúan entre los 300 y 500 yenes por pieza, lo que los hace relativamente accesibles a todo el público, otro de los factores de su éxito.