De sus orígenes a la cuarta ola de popularidad. Según Onoo, experto en la historia de los gacha, estos originalmente llegaron de los Estados Unidos. Nos explica que en ese país existían las máquinas expendedoras de chicles bola a las que también se les ponían algunos juguetes.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una tercera parte, haz click aquí para leer la segunda.

De sus Orígenes a la Cuarta Ola de Popularidad

De sus Orígenes

Desde antes de la Segunda Guerra Mundial y tras su fin, L. O. Hardman, presidente de la firma comercial estadounidense Penny King Co., viajaba a Japón para adquirir los muñecos de celuloide que se vendían en las máquinas expendedoras. En Japón, la primera máquina de este tipo apareció en 1965.

El mismo año, bajo el auspicio de Hardman, se fundó la empresa Penny Sales Japón, que se dedicaba a importar las máquinas expendedoras directamente de Estados Unidos. Estas se empezaron a colocar frente a las tiendas de chucherías y los niños rápidamente quedaron fascinados.

De sus Orígenes

Su éxito fue tal, que en el año 1966 la revista Asahi Graph les dedicó un reportaje especial. Onoo señala que estos juguetes representaban las primeras “apuestas” para los niños, quienes utilizaban su dinero para adquirirlos. Con 10 o 20 yenes de su bolsillo y una vuelta a la palanca conseguían un juguete, aunque no siempre era el que deseaban.

No se trataba solo de una compra, sino de un desafío lleno de esperanzas y decepciones. Onoo, de 56 años, fue uno de esos niños.

Medio Siglo de gacha-gacha

También nos dice que, en la actualidad, la calidad de las figurillas no se puede comparar con la de entonces, por lo que es menos probable que los consumidores se decepcionen, pero que, en lo personal, él todavía disfruta saborear lo dudoso y la frustración de no saber qué juguete va a salir. En 1977, la firma Bandai hizo su aparición en el negocio de los gacha.

Comenzó a vender productos con la imagen de sus personajes a 100 yenes, en momentos en los que gran parte de estas cápsulas costaban tan solo 20 yenes. Las ventas de las gomas de borrar con personajes de la serie Kinnikuman, lanzadas en 1983, llegaron a los 180 millones de piezas. Otro gran éxito fueron los productos con la imagen de Gundam.

De sus Orígenes

¿Ya nos sigues en Facebook?

A este periodo Onoo lo lama “la primera ola de popularidad”. En el año 1988 entra al mercado la firma Yūjin, que en 2009 se convertiría en Takara Tomy Arts. La segunda ola de popularidad llegaría en 1995, impulsada por el lanzamiento del sistema operativo Windows y la moda de escribir blogs.

Medio Siglo de gacha-gacha

Mucha gente utilizó estos espacios para dar a conocer los atractivos de los gacha. Además, por las mismas fechas, la serie de figurillas a todo color de HG Ultraman, de Bandai, fue todo un éxito. Hasta entonces, los juguetes de las cápsulas eran monocromáticos. Por supuesto, su precio no se quedó estático y ascendió a los 200 yenes.

Con la llegada de figurillas de personajes de Disney, el mercado se extendió hasta las madres de los niños. La tercera ola de popularidad llegó en 2012, de la mano de la serie exitosísima Koppu no Fuchiko y fue favorecida por la expansión del uso de los teléfonos inteligentes. El iPhone llegó al mercado japonés en 2008.

Bolas de arroz que esconden anillos

Para 2012, cuando salió a la venta la serie de Fuchiko, el número de teléfonos inteligentes superó a de los celulares convencionales conocidos como garakei.

Onoo señala que las figurillas creadas en conjunto con artistas, como el caso de Fuchiko, tienen una gran calidad de diseño, un elemento perfecto para que se hagan virales fácilmente a través de las redes sociales.

Bolas de arroz que esconden anillos

En la actualidad nos encontramos en la cuarta ola de popularidad. Esta se caracteriza, según Onoo, por la presencia de tiendas especializadas en gacha cuyo mercado objetivo son las mujeres. Desde 2019, se han abierto sucursales de tiendas como Gacha-gacha no Mori en todo el país. Cerca del 60 % de los clientes de esta cadena son mujeres.