El viaje en pos de los lobos continúa. En febrero de 2021 visité Hokkaidō por trabajo.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una quinta y última parte, haz click aquí para leer la cuarta.

El Viaje en Pos de los Lobos Continúa

Una Tierra que da

Pensé que se trataba de una buena oportunidad para aprender más sobre los indígenas ainu, de modo que fui a Nibutani Kotan (en la ciudad de Biratori), lugar de fuerte tradición, así como al complejo nacional Upopoy (en la ciudad de Shiraoi), instalaciones donde se presenta al público la cultura ainu.

Mientras caminaba al aire libre, en Upopoy, recibí la noticia de que me habían concedido el premio Domon Ken. En aquel momento el viento frío pareció atravesar mi cuerpo. Y al mismo tiempo me sentí como si alguien estuviera apretándome con fuerza. Durante los últimos veinte años he estado buscando a tientas por los bosques.

La protección de la tierra heredada

A veces llegaba a un callejón sin salida y me veía obligado a dar un rodeo. Aun así, fue únicamente gracias al apoyo de muchas personas que pude continuar avanzando hacia mi distante objetivo. Pero no puedo quedarme donde estoy. Hay aún muchos lugares en Northwoods a los que no he ido.

¿Ya nos sigues en Facebook?

Una Tierra que da El Viaje en Pos

Y también deseo registrar los rápidos cambios en la vida de los pueblos indígenas de la zona. Y lo mejor de todo es que todavía no he logrado sacar una fotografía satisfactoria de un lobo. ¿Cuánto puedo acercarme a un lobo salvaje, yo, que crecí en Tokio? Ese proceso es, precisamente, la historia que quiero narrar ahora sobre los seres humanos y la naturaleza.

¿A dónde quiere llevarme el lobo que apareció en mi sueño aquel día cuando decidí convertirme en un fotógrafo? Mi viaje por verlo con mis propios ojos continúa.