Las limitaciones de la vivienda y las actividades laborales.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una tercera parte, haz click aquí para leer la segunda.

Las limitaciones de la vivienda y las actividades laborales

La Familia Imperial de Japón

Merece la pena destacar el caso de los varones de la Familia Imperial, que al contraer matrimonio crean su propia rama y reciben un título nuevo, como Fumihito, hijo menor de los Emperadores Akihito y Michiko, que ostentó el título de príncipe Akishino antes de convertirse en Príncipe Heredero después de las ascensión de su hermano al Trono del Crisantemo.

Los integrantes de la Familia Imperial no gozan de libertad a la hora de elegir profesión: solo pueden dedicarse a actividades no lucrativas que tengan por objetivo el beneficio de la sociedad; además, el Emperador debe dar su consentimiento. No tienen derecho al voto ni pueden presentarse como candidatos a las elecciones, ya que prevalecen sus obligaciones públicas.

La monarquía hereditaria

¿Ya nos sigues en Facebook?

En cuanto a su patrimonio, lo controla el Estado. Los Emperadores residen en el Palacio Imperial, en el distrito tokiota de Chiyoda, mientras que el Príncipe Heredero y su familia viven en un palacio exclusivo para ellos, el Tōgūgosho, situado en Akasaka, también en la capital japonesa (distrito de Minato).

El resto de integrantes de la Familia Imperial reside en viviendas del Estado bajo gestión de la Agencia de la Casa Imperial. Como curiosidad, cabe mencionar el ejemplo de Michiko, la Emperatriz Emérita, que se convirtió en la primera mujer no perteneciente a la nobleza en formar parte de la Familia Imperial.

Pidió que en la residencia imperial se instalara una cocina y se dedicaba a preparar platos para su familia. Ni el Emperador ni otros integrantes de la Familia Imperial pueden adoptar. En cuanto al matrimonio, cuando se trata de los varones, este debe ser aprobado por el Consejo de la Casa Imperial.