¿Momificados en vida? Los misteriosos ‘sokushinbutsu’. Realizar los más duros ascetismos hasta quedar momificado en vida. Tal fue el destino elegido por algunos religiosos japoneses, los llamados sokushinbutsu.

El fenómeno aparece en novelas como Gassan, con la que Mori Atsushi ganó el Premio Akutagawa en 1973, o la best-seller Kishidanchōgoroshi (2017), de Murakami Haruki, traducida al español como La muerte del comendador (2018).

¿Momificados en vida? Los misteriosos ‘sokushinbutsu’

Momificados en vida

Se han encontrado en Japón 18 cuerpos de personas que se dejaron morir de esta manera, ocho de ellos en la prefectura de Yamagata. Los sokushinbutsu (literalmente “budificados en vida”) son los cadáveres de ascetas budistas que extremaron su ayuno hasta quedar momificados.

Objeto de devoción y culto desde el siglo XIV, 18 de ellos se han conservado hasta nuestros días. Kūkai (774-835), fundador de la secta esotérica Shingon, fue uno de ellos. Los monjes del monasterio del monte Kōya siguen llevándole comida todos los días al mausoleo Okunoin, pues para ellos su gran maestro continúa vivo.

Momificados en vida

¿Ya nos sigues en Facebook?

Debido a esta influencia, han sido principalmente los templos de la secta Shingon los que han preservado estos cuerpos. En la prefectura de Yamagata (norte) hay ocho, seis de ellos en la comarca de Shōnai, que aloja los famosos Tres Montes de Dewa (Gassan, Yudono y Haguro), los tres ligados al budismo, y los otros dos en la de Okitama.

En honor a Kūkai, los nombres budistas que reciben estos cuerpos terminan en –kai, cuyo significado es “mar”. En la colindante prefectura de Niigata encontramos otros cuatro cuerpos momificados. El resto se encuentra distribuido entre las de Fukushima, Ibaraki, Kanagawa, Nagano, Gifu y Kioto.

Los templos de Yamagata que preservan estos cuerpos fueron todos importantes centros del culto al monte Yudono (Yudono-san shinkō), que floreció durante el periodo Edo (1603-1868).

Lee: La Ciudad Minera que Acaparó el 40 % de la Producción de Cobre