Razones para mezclar acción en vivo y anime. Esa forma de mostrar que es consciente de la mezcla de realidad y ficción impregna toda la obra. Su punto culminante en la etapa final es la batalla de las Brujas con la Unión Soviética, durante la final de los Juegos Olímpicos de Tokio.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una cuarta y última parte, haz click aquí para leer la tercera.

Razones para Mezclar Acción en Vivo y Anime

Razones para Mezclar Acción

Faraut utiliza una producción audaz, mezclando con las imágenes de vídeo del partido escenas del anime Attack No. 1.

“Al comparar las imágenes me di cuenta de que Attack No. 1 era muy similar a lo que tenía. Algunas tomas reproducían la acción con bastante rigor, incluso en escala y composición. Los planos en los que el entrenador lanza pelotas una tras otra eran casi idénticos. Me sorprendió descubrir que las imágenes eran, casi por completo, intercambiables”.

Entre la realidad y el anime: un documental francés narra la leyenda de las “Brujas orientales”

El director cuenta que la razón por la que decidió entrelazar la animación con las imágenes reales no era necesariamente para hacer algo extraño, o para que la obra pareciera más interesante, sino para resolver también un problema técnico.

Entre la realidad y el anime: un documental francés narra la leyenda de las “Brujas orientales”

“El contenido y la duración del material de archivo disponible es bastante limitado. Teníamos que mostrar dos finales: la del partido contra la Unión Soviética en el Campeonato Mundial de 1962 y la de los Juegos Olímpicos de Tokio de 1964; pero no teníamos imágenes completas de todo. El vídeo del campeonato mundial, sobre todo, era tan solo de cuatro minutos, tenía una edición muy extraña y era muy difícil entender lo que estaba pasando. Sin embargo Attack No. 1 tiene 104 episodios, y los últimos dos describen en su totalidad partidos entre Japón y la Unión Soviética, con una duración de cincuenta minutos. Así que pude usar ese metraje para llenar los huecos del vídeo documental y mostrar las dos finales con el flujo natural del juego”.

Entre la realidad y el anime: un documental francés narra la leyenda de las “Brujas orientales”

Debido a este montaje tan rápido el público se verá eventualmente absorto en el acalorado desarrollo de esos partidos.

¿Ya nos sigues en Facebook?

El trasfondo de la recuperación de la derrota en la guerra

Unas horas antes de la final olímpica Kaminaga Akio perdió la medalla de oro contra el judoka Geesink de los Países Bajos, en la categoría indiscriminada de judo como “arte doméstico”, algo que reafirma la idea de que la gente esperaba aún con gran ansia la aparición de las Brujas orientales.

El deseo de Faraut de mostrar su desacuerdo con los medios occidentales del momento queda patente en la película cuando finalmente el equipo japonés logra la victoria tras una feroz batalla. Daimatsu permanece sentado en el banquillo, como distraído.

La Ignorancia

Las jugadoras corren hacia el entrenador y lo levantan en volandas. Kawanishi, la capitana, a quien el entrenador llamaba “caballo”, hinca la rodilla en el podio con elegancia para recibir la medalla de oro.

Podemos ver las radiantes sonrisas y las lágrimas de las jugadoras que se han apoderado de la gloria olímpica con sus propias manos, pese a haber perdido a sus padres en la guerra…

“Cuando vi por primera vez el material de archivo recordé el anime de inmediato. La protagonista soporta y supera las espartanas prácticas del entrenador, de las que va naciendo una técnica sublime de recepción rotatoria, y termina por brillar en el podio. Estos hechos, que parecen de ficción, son reales, hechos en los que se inspiró el anime. Y ese anime cruzó el mar, y muchos niños comenzaron a jugar a vóleibol tras verlo en Europa, y finalmente se convirtieron en jugadores. Los hechos y la ficción circulan más allá de ese tiempo y ese espacio. Es un fenómeno que también forma parte de la leyenda de las Brujas orientales”.