En el apartamento Tokiwa-sō, pasaron parte de su juventud, importantes representantes del género japonés del manga en el mundo, entre ellos; Tezuka Osamu, maestro del cómic japonés conocido por obras como Astro Boy. Tokiwa-sō terminó de construirse el 6 de diciembre de 1952 y se localizaba en Shiinamachi 5-2254, distrito de Toshima.

En ese tiempo era un apartamento común de dos pisos y el alquiler por habitación ascendía a 3.000 yenes al mes. Un año después, en 1953, y gracias a la mediación de Gakudōsha, editorial que publicaba la revista Manga Shōnen, Tezuka Osamu se instaló en Tokiwa-sō. 

El Apartamento Tokiwa-sō: La cuna de los grandes creadores de manga

El Apartamento Tokiwa-sō

Gakudōsha también intervino para que Terada Hiroo, autor de Sportsman Kintarō se mudara a este edificio. Posteriormente, otros autores prometedores que admiraban a Tezuka como Fujiko F. Fujio, creador de Doraemon, Fujiko Fujio, autor de Kaibutsu-kun, Ishinomori, autor de Kamen Rider o Akatsuka Fujio de Tensai Bakabon, también llegaron a Tokiwa-sō.

Incluso después de 1954, cuando Tezuka se mudó al apartamento Namiki Hausu en ZōshigayaTerada siguió manteniendo la unidad del grupo y tomó la batuta para crear, junto con sus compañeros, el club Shin-Manga Tō. Fue así como Tokiwa-sō se convirtió en la cuna de los grandes creadores de manga.

Tokiwa-sō

A unos 300 metros de la ubicación original de Tokiwa-sō, en el parque Minami-Nagasaki Hanasaki del distrito de Toshima, se inauguró el Museo del Manga. En la construcción se utilizó una técnica de envejecimiento de materiales para recrear el ambiente en el que vivió Ishinomori y compañía, unos 10 años después de la edificación del Tokiwa-sō original.

Paredes que dan la impresión de estar sucias por las lluvias y el lodo. Esteras tatami quemadas por el sol en las habitaciones que también eran lugares de trabajo. Los tazones de ramen colocados sobre la mesa de la cocina comunitaria tienen el nombre Matsuba, el restaurante de comida china que frecuentaban los residentes de Tokiwa-sō.

Tokiwa-sō

Pero, ¿qué los impulsó a dar tanta importancia a los detalles? Katō señala que, para los fans, Tokiwa-sō es un lugar muy especial y por eso quería ofrecerles lo mejor. Por ejemplo, era primordial que pareciera que alguien había estado en la mesa dibujando cómics hasta hace un momento.

Pero el Museo del Manga Tokiwa-sō no es solo un edificio con estilo de otra época, ni tampoco el recuerdo de un lugar donde se reunían jóvenes llenos de ilusiones. ¿Ya nos estás siguiendo en facebook?

Tokiwa-sō

Satonaka Machiko, titular de la junta de administración del museo y directora de la asociación de creadores de cómics de Japón, nos dice con entusiasmo que en la actualidad el anime y el manga son productos que ponen la bandera de Japón en alto internacionalmente, pero que en el pasado, cuando alguien mencionaba la posibilidad de convertirse en autor de cómics recibía miradas de desconcierto de quienes lo rodeaban.

En ese tiempo, los jóvenes residentes de Tokiwa-sō se lanzaron a la aventura que representaba el mundo del manga. Vivían en una habitación pequeña pero repleta de sueños exorbitantes.

El Apartamento Tokiwa-sō

Si hablamos de ramen y Tokiwa-sō, no podemos dejar de mencionar a “Koike-san está loco por el ramen”, un personaje que aparece frecuentemente en las obras de los Fujiko, como El fantasma Q-taro. Koike es un personaje “real”. Está basado en Suzuki Shin’ichi, que actualmente es director del Museo de Animación Suginami de la Universidad Politécnica de Tokio.

Suzuki llegó a Tokio proveniente de Shimonoseki en agosto de 1955 y vivió unos 10 meses en Tokiwa-sō. Posteriormente se convertiría en creador de animaciones y establecería junto con Fujiko Fujio y otros el Studio Zero, una compañía de producción y realización de animaciones, donde se han creado obras como Osomatsu-kun Perman (Pāman).