El castillo en el cielo tiene unas excelentes vistas tanto exteriores como interiores. El visitante puede disfrutar de la ruta hacia los miradores y las ruinas del castillo mientras pasa el mar de nubes.

Hay dos maneras de disfrutar de las ruinas del castillo de Takeda (ciudad de Asago, prefectura de Hyōgo), conocido como el “castillo en el cielo”, desde su interior o exterior. Verlo desde el “interior” consiste en subir a las ruinas del castillo, y verlo desde el “exterior” es en mirarlo desde el valle de Ritsuunkyō, al otro lado del río.

El castillo en el cielo: Las ruinas del castillo de Takeda

El castillo en el cielo

No te olvides de seguirnos en facebook para más imágenes como estas.

Los visitantes pueden tomar fotos de las ruinas del castillo en el mar de nubes desde Ritsuunkyō por la mañana, y luego subir al monte Kojō (353 metros sobre el nivel del mar) para ver de cerca los muros de piedra y las otras ruinas.

El castillo en el cielo

En Ritsuunkyō, en la ladera media del monte Asago (a 756 metros sobre el nivel del mar), hay tres miradores a los que se puede acceder caminando desde el aparcamiento exclusivo para llegar a ellos. El aparcamiento es gratuito, pero se cobran 200 yenes por persona como entrada al monte para ayudar a mantener su entorno natural.

Hasta el primer mirador, el más alto de los tres que ofrece la vista más bella de las ruinas del castillo de Takeda, se tarda 40 minutos a pie. Para ver el mar de nubes hay que caminar por el sendero de la montaña en la oscuridad, así que se recomienda calzado y ropa de abrigo cómodos, y una linterna.

El castillo en el cielo

Los miradores suelen estar atestados durante la temporada del mar de nubes, entre el final del otoño y diciembre. Especialmente los fines de semana, es posible que no pueda estacionar en el aparcamiento de Ritsuunkyō si tiene un coche privado o de alquiler.

Se tarda entre 30 a 40 minutos a pie desde otros aparcamientos como el aparcamiento turístico de la ciudad del castillo de Takeda hasta el aparcamiento de Ritsuunkyō, así que en los días en que se espera que esté abarrotado, considere la posibilidad de utilizar un alojamiento que proporcione un coche de cortesía o un taxi.