La actual cultura de Okinawa se gestó a lo largo de los 450 años que duró el reino de Ryūkyū, constituido en 1429. Esta pequeña entidad política fue capaz de producir una cultura altamente original fundiendo elementos tomados de Japón, China, Corea y el Sureste Asiático. Las llamadas en Japón “islas del suroeste” alojaron, durante 450 años, un Estado independiente.

Se trata del reino de Ryūkyū, cuyo centro político se situó en la isla de Okinawa.

El Reino De Ryūkyū: Una Cultura Altamente Original

El Reino De Ryūkyū

Desde que, en la segunda mitad del siglo XIV, este pequeño reino insular estableciera con el imperio Ming (China) una relación tributaria a cambio de su reconocimiento, Ryūkyū prosperó hasta convertirse en uno de los principales emporios comerciales de esta región del mundo, desplegando actividades de intermediación en el comercio de muchos productos típicos de los diferentes países del Este y Sudeste Asiático.

En la famosa campana Bankoku Shinryō (“Puente entre las Naciones”), facturada en 1458 por orden de Shō Taikyū (1415-1460), sexto rey de la primera dinastía Shō de Ryūkyū, hallamos una inscripción que compara el reino con la mítica isla de Pénglái, que aparece en viejas leyendas chinas, y refiere el papel que desempeñaba transmitiendo el importante patrimonio cultural de Corea y manteniendo una relación igualmente cordial con China y con Japón.

El Reino De Ryūkyū

Con sus barcos, leemos en la inscripción, Ryūkyū hacía de “puente entre las naciones” y a sus costas llegaban valiosos objetos de todo el mundo conocido en la época. La inscripción da una vívida imagen de la prosperidad que reportaba aquel comercio internacional al pequeño reino insular.

Antes de seguir leyendo no olvides pasarte por nuestra página de facebook.

El Reino De Ryūkyū

Su crecimiento como potencia mercantil propició un amplio intercambio personal, material e informativo, y este ambiente fue un importante factor en la formación de la cultura de Ryūkyū. Sin embargo, en la segunda mitad del siglo XVI comenzaron a explotarse las minas de plata de Iwami (Japón) y el metal fluyó hacia Asia en grandes cantidades.

Esto marcó una nueva época para el comercio, que pasó a manos privadas, conduciendo al comercio de intermediación practicado por Ryūkyū a una rápida decadencia. En 1609 el ejército del clan Shimazu, señores del feudo de Satsuma (actual prefectura de Kagoshima) invadió Ryūkyū.

Aunque pudo mantener su relación con China, a partir de este momento el reino quedó integrado en el régimen sogunal japonés. El lugar que ocupaba la actividad mercantil pasó a ocuparlo la productiva, siendo los principales productos de exportación el azúcar de caña y la cúrcuma.

Esta reconversión dio paso a una nueva sociedad en el pequeño reino, que logró subsistir entre los dos gigantes, China y Japón, hasta 1879.

Lee: Los Avistamientos De Osos Aumentan En Japón