El Templo De Toshitsun. En el Zuiryūji, además del monasterio y el pabellón residencial que son patrimonio cultural de importancia de Japón, también podrán encontrar las tumbas de restos parciales de Toshinaga, Toshiie y Oda Nobunaga, padre de la cónyuge de Toshinaga, entre muchos otros lugares llenos de historia.

Antes de seguir leyendo recuerda que esta es la cuarta parte, aquí puedes encontrar la tercera.

El Templo De Toshitsun | Un Guerrero Que Agradecía La Paz

El Templo De Toshitsun

Este templo también es popular por las iluminaciones especiales que se hacen en verano e invierno. En tiempos recientes se ha hecho famosa la imagen de Ucchusma, una deidad conocida por sus poderes de purificación del baño, lo que le ha valido el sobrenombre de “deidad del baño”.

La estatua que se encuentra en el Zuiryūji tiene una postura con el tronco hacia adelante y está parada en un solo pie. Esta estatua data de antes del periodo Muromachi, tiene una altura de 117 centímetros y es, orgullosamente, la más grande que existe de esta deidad en el país.

El Templo De Toshitsun

Además, se cree que tiene poderes de fecundación, así que era venerado por muchos de los guerreros del periodo del país en guerras que buscaban un heredero. Según el monje Yotsuya, se cree que los Maeda no tenían ambiciones de controlar todo el país.

¿Ya nos sigues en facebook?

El Templo De Toshitsun

Una prueba de esto es que en la tableta mortuoria y en la tumba de Toshinaga, así como en las tejas del templo, se utiliza el blasón familiar del ciruelo. Este blasón está relacionado con los santuarios tenmangū, dedicados a Sugawara no Michizane, antepasado de los Maeda.

En ese tiempo, quienes aspiraban a ser shogunes tenían que tener sangre del linaje Minamoto, por lo que es muy poco probable que alguien con ese tipo de ambiciones declarara abiertamente que descendía del linaje Sugawara. El monje agrega que el deseo de Toshinaga era que terminaran las guerras y vinieran tiempos de paz.

Toshinaga no cuenta con una historia tan heroica como la de Toshiie, pero consiguió llevar al clan por un camino de paz, gracias a lo cual pudo conservar su millón de koku de arroz por más 250 años. Cuando visiten el templo, imaginen que, mientras caminan por sus largos pasillos, retroceden en el tiempo hasta principios del periodo Edo.