El Sannō Matsuri (山王祭) es un precioso festival japonés celebrado en la ciudad de Takayama (高山市), en la prefectura de Gifu, cada año los días 14 y 15 de abril. Takayama es una preciosa ciudad situada en los Alpes Japoneses, cerca de Kanazawa, Nagoya y Nagano.

En realidad, se trata del Takayama Matsuri de primavera (春の高山祭), pues el Takayama Matsuri (高山祭) o Festival de Takayama consiste en dos festivales: el de primavera o Sannō Matsuri, celebrado en el santuario de Hie (日枝神社), y el de otoño o Hachiman Matsuri (八幡祭), celebrado en el santuario Sakurayama Hachiman.

Sannō Matsuri (山王祭) | Festival de Primavera de Takayama

Sannō Matsuri (山王祭)

Así, dos veces al año tiene lugar este festival, considerado uno de los tres más bellos de Japón (junto con el Gion Matsuri de Kioto y el Chichibu Yomatsuri de Saitama). Además, este festival ha sido declarado Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Este festival tiene su origen en la época del guerra civil (de finales del siglo XVI a comienzos del siglo XVII) aunque la utilización de carrozas yatai no se produjo hasta principios del siglo XVIII.

Sannō Matsuri (山王祭)

El festival de primavera está dedicado a pedir a Sanno sama, deidad protectora de la mitad sur de la vieja ciudad de Takayama (que rodea el castillo), una buena cosecha de arroz.

Cada uno de los dos días se celebra una procesión en la que doce magníficas carrozas lucen su decoración hecha con figuras de fénix de oro, magníficas tallas y bordados. Estas carrozas han sido declaradas propiedades tangibles importantes de la cultura y el folclore de Japón.

Sannō Matsuri (山王祭)

Una curiosidad de este festival es que las ofrendas a la deidad nos las hacen personas sino marionetas.

Síguenos en facebook para más imágenes como estas.

La primaveral noche del 14 de abril está llena de encanto y magia debido a que se celebra el yomatsuri (festival nocturno) en el que las carrozas, que han brillado al sol durante el día, se iluminan con linternas de papel (cada carroza porta alrededor de cien de ellas), creando una atmósfera realmente inolvidable.

Dos veces al día, tres carrozas denominadas Sanbasō, Ryujintai y Shakkyotai realizan un ritual shinto realizado por títeres, llamado Karakuri Hōnō (からくり奉納). Gracias a las habilidades y experiencia de sus titiriteros, estas marionetas o karakuri encandilan a los espectadores con su actuación, moviéndose libremente como si estuvieran vivos.

La representación de marionetas o Karakuri Hōnō así como el festival nocturno o yomatsuri son los momentos más populares y que ningún visitante debe perderse.

Debido a la congestión provocada por el número masivo de espectadores que asisten al festival, el acceso al Otabisho (lugar donde los santuarios portátiles mikoshi se guardan durante la noche al salir de su santuario) antes de comenzar el festival puede estar prohibido por lo que es recomendable llegar con mucha antelación.