El Shichi Go San (七五三) es una festividad que se celebra cada 15 de noviembre en todo Japón. Se trata de una importante festividad sintoísta (la más importante del mes de noviembre) en la que se celebra el crecimiento de los niños y se reza por su salud.

El nombre de Shichi Go San se traduce literalmente como “siete, cinco, tres” debido a que consiste en una celebración ritual dedicada a los niños y niñas de siete, cinco y tres años. Concretamente, participan las niñas de 3 y 7 años, y los niños de 3 y 5 años, ya que esos años son considerados números de la buena fortuna.

Shichi Go San (七五三)

El Shichi Go San es una ocasión muy especial para las familias en Japón y, de hecho, suelen hacerse importantes esfuerzos económicos para que todo salga bien (comprando o alquilando los kimonos, pagando una sesión fotográfica a un profesional e incluso un banquete).

Los hijos pequeños lucen preciosos kimonos (de hecho, suele ser la primera vez que visten kimono en su vida) y reciben unos caramelos tradicionales. Sus padres les llevan a un santuario a rezar para que crezcan sanos.

En este día es típico que los padres regalen a los niños que celebran este ritual unos caramelos con forma de bastón llamados chitoseame (千歳飴, “caramelo de mil años“) deseando que los niños tengan una vida larga y llena de salud.

¿Ya nos sigues en Facebook?

De hecho, estos caramelos suelen venderse envueltos en una bolsa con dibujos de tortugas y grullas, que simbolizan precisamente la longevidad en Japón.

Dado que es un momento muy especial para la familia y que además los niños están muy guapos, es costumbre tomar muchas fotografías de los niños con kimono y aprovechar a visitar el santuario más bonito o importante de la zona. Uno de los santuarios más visitados en Tokio durante el Shichi Go San es el Hie Jinja (日枝神社) ubicado en el barrio de Akasaka.

En Kioto el más famoso es sin duda el santuario Heian (平安神宫). Según parece, hace unos 400 años, un 15 de noviembre, el shōgun Tokugawa Tsunayoshi celebró una gran fiesta para pedir a las deidades sintoístas que su hijo, Tokumatsu, creciera con salud.

Este ritual pasó a formar parte de la costumbre de las clases altas de Japón y, con el paso de los años, se generalizó a todas las familias.

Lee: Tori No Ichi (酉の市) | Festival del Gallo