Cambios por la pandemia. Por otro lado, el descenso del consumo sumió en un mar de dudas también a los productores y los distribuidores. Con todo, la situación ha servido para que aumenten las esperanzas ante posibles cambios.

Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una cuarta parte, haz click aquí para ir a la tercera parte.

Cambios Por La Pandemia

A pesar de que la pandemia ha motivado una caída de los pedidos de los restaurantes, en el sector de la distribución creen que el confinamiento podría activar el consumo. Así pues, cabe la posibilidad de que la situación actual sirva para que las ostras fritas vuelvan a los hogares japoneses y esto, a su vez, se traduzca también en un auge de las crudas.

En septiembre de 2020 Chūō Gyorui, que se dedica al comercio al por mayor en Toyosu, puso a la venta unas ostras fritas congeladas de gran tamaño y con un rebozado fino bajo la etiqueta “Tsukiji shainshokudō no ookina makanai kakifurai” (ostras fritas tan grandes como las del comedor para empleados de Tsukiji).

¿Ya nos sigues en facebook?

Este producto recrea las ostras fritas que se servían en el comedor de los trabajadores de la firma cuando el mercado de Tsukiji seguía abierto.

Según fuentes de la empresa, el rebozado, que normalmente representa la mitad del peso de las ostras, se redujo entre un 40 % y un 45 %; además de un rebozado fino, se optó por cocinar con rapidez las ostras crudas para potenciar el sabor. Desde su puesta a la venta, se han hecho un hueco en los hipermercados de todo Japón.