Un consumo reducido a la mitad en dos décadas. Ahora se consumen menos ostras en Japón, una tendencia consistente en todo el país. Según datos del Ministerio del Interior, la cantidad total de este molusco que compró cada familia (más de dos personas bajo el mismo techo) en 2019 se situó en torno a los 420 gramos, un 30 % menos que en 2009.

Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una segunda parte, haz click aquí para leer la primera.

Un Consumo Reducido A La Mitad En Dos Décadas

Un Consumo Reducido A

Desde hace unas dos décadas el dato se ha reducido a más de la mitad. Izumi Shōko, de la Asociación de las Ostras —una entidad sita en Tokio—, es experta en todo lo relacionado con este molusco, desde las tendencias de la producción hasta las del consumo.

En lo que respecta al porqué del menor consumo de ostras en Japón, señala lo siguiente: “Antes, cuando alguien sufría una intoxicación alimentaria causada por un norovirus, se solía asociar con el consumo de ostras, de ahí que la gente decidiera tener más cuidado y, por lo tanto, se comieran menos.

¿Ya nos sigues en facebook?

No obstante, el motivo principal es que cada vez hay menos oportunidad de prepararlas y tomarlas en casa; por ejemplo, fritas”. Los japoneses no suelen comer las otras crudas, sino cocinadas. Aunque hay múltiples maneras de prepararlas —a la cazuela, estofadas, salteadas…—, las fritas se llevan la palma.

Los bares y los restaurantes las incluyen en su carta en invierno, de ahí que no sean pocos los clientes que esperan con ilusión la llegada de esta época.