El 14 de marzo, se celebra en Japón el “Día Blanco” o ホワイトデー (leído “howaito dee“, pues proviene de la expresión inglesa “White Day“, con el mismo significado).

Se trata de un festivo de carácter esencialmente consumista y similar al “Día de San Valentín” en el que les corresponde a los hombres devolver el detalle regalando chocolate a quien se lo regaló el 14 de febrero y, en ocasiones, incluso algo mucho más caro.

“White Day” o “Día Blanco” (ホワイトデー)

“White Day” | “Día Blanco” (ホワイトデー)

El Día de San Valentín (14 de febrero) en Japón las mujeres regalan chocolate a aquellas personas a las que tienen cariño o con quienes comparten trabajo o escuela. Generalmente solo a los hombres. Sin embargo, los hombres no hacen ningún tipo de regalo a las mujeres en esa fecha.

Como ya explicamos en el artículo sobre el Día de San Valentín, ese chocolate puede recibir la denominación de “honmei choko” (本命チョコ, “chocolate para la persona especial”) ya sea comprado en una tienda o hecho a mano, por lo general a su pareja, para expresar su amor, o bien ser “giri choko” (義理チョコ, chocolate de cortesía).

“White Day” | “Día Blanco” (ホワイトデー)

Para el resto de personas por las que siente afecto (existen denominaciones aún más sofisticadas que explicamos aquí).

¿Ya nos sigues en facebook?

“White Day” | “Día Blanco” (ホワイトデー)

Pues bien, el 14 de marzo o Día Blanco, los hombres que han recibido una chocolatina el 14 de febrero, según la tradición, tienen la obligación social de devolver el favor regalando chocolate blanco (de ahí el nombre de “Día Blanco”) a las mujeres que se lo regalaron el Día de San Valentín.

Tradicionalmente, se suponía que los hombres que durante el Día de San Valentín habían recibido chocolate (ya sea “honmei choko“, “giri choko” o cualquier otro) iban a devolver el favor con regalos que solían ser malvaviscos, chocolate blanco o galletas (entre los hombres, por cierto, es mucho menos común regalar giri choko.

Sus regalos suelen estar centrados en la mujer que les gusta, su pareja o esposa). Posteriormente surgió un producto creado específicamente para ese día: el gyaku choko.