Agotando las existencias prácticamente a diario. Y en este paraíso de las empanadillas Gyōza no Maruoka es el rey. El Príncipe se emocionó, más si cabe, al hablar de este establecimiento.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una tercera parte, haz click aquí para leer la segundaparte.

Agotando Las Existencias Prácticamente a Diario

Agotando Las Existencias Prácticamente El Desconocimiento en Miyazaki Miyazaki se abre paso entre Utsunomiya y Hamamatsu como capital de las ‘gyōza’

“Muchos de los comercios de Miyazaki que venden empanadillas tienen su origen en una carnicería, y Maruoka es uno de ellos. Sus gyōza presentan cierto toque dulce y son crujientes por fuera. Si te da por picar una, es imposible parar”, explica.

Maruoka también cuenta con locales, que gestiona directamente, en Kagoshima, Fukuoka y Osaka, por citar algunos lugares; y en todos ellos agota sus existencias prácticamente a diario. Al parecer, vende entre 260.000 y 280.000 unidades al día.

Agotando Las Existencias Prácticamente El Desconocimiento en Miyazaki Miyazaki

Las empanadillas están a la venta únicamente para llevar, de modo que la clientela solo tiene que pagar el producto y marcharse; sin embargo, esto no impide que siempre haya cola a la puerta.

El Príncipe, impresionado por el sabor de las empanadillas de Maruoka, solicitó permiso para ir al propio local y hacer un reportaje del mismo; lamentablemente, no se lo concedieron. Con todo, cuando habla del tema en detalle, se atisba en él cierta alegría.

Agotando Las Existencias Prácticamente El Desconocimiento en Miyazaki Miyazaki Miyazaki se abre paso entre Utsunomiya y Hamamatsu como capital de las ‘gyōza’

“Les encantaría que todo el mundo los conociera, pero lo cierto es que no pueden aumentar la producción de empanadillas. Las 260.000-280.000 unidades las hacen unas señoras mayores en una fábrica de Miyakonojō y les falta mano de obra”, relata.

¿Ya nos sigues en Facebook?

El Desconocimiento en Miyazaki Miyazaki se abre paso entre Utsunomiya y Hamamatsu como capital de las ‘gyōza’

A continuación, Onodera Chikara, con quien el Príncipe forma equipo, se unió a la conversación.

“Maruoka vende únicamente empanadillas frescas, que tienen cuatro días de caducidad. Desde el punto de vista empresarial, les convendría hacerlas congeladas, puesto que aguantan más tiempo y, consecuentemente, expandirían el negocio; sin embargo, prefieren seguir esmerándose en preparar el mismo producto de siempre, de modo que la clientela pueda degustar el sabor propio de la carne y las verduras frescas. Me parece fenomenal”, comenta Onodera.

Así pues, se le concede más importancia al sabor que a los beneficios. Eso explicaría por qué las empanadillas de Miyazaki son tan buenas. Nada más mudarse a Miyazaki, el Príncipe se puso en contacto con las autoridades municipales y de la prefectura para pedirles que destinaran una partida de su presupuesto a la promoción de las empanadillas locales.

Sin embargo, rechazaron la propuesta como si nada; adujeron que en Miyazaki había muchísimos productos que promocionar, como la carne de vacuno, el pollo y las verduras, y, por lo tanto, no tenían medios para publicitar las gyōza. Con todo, Tsuneyoshi insistió.

Entonces le dijeron que lo estudiarían si Miyazaki conseguía situarse en el primer puesto de todo Japón. No pensaban que eso ocurriría. No obstante, Tsuneyoshi y Onodera, conscientes del potencial de las empanadillas de Miyazaki, se propusieron emplear todos los medios posibles para cambiar la mentalidad que imperaba en la zona.