¿Cómo desapareció la escuadra? Explicaciones que varían con la época. Sin embargo, a la mañana siguiente los barcos del ejército mongol habían desaparecido inexplicablemente. De esta sorprendente forma terminó su primer intento de invasión.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una cuarta parte, haz click aquí para leer la tercera.

¿Cómo Desapareció la Escuadra? | Explicaciones que Varían

A los japoneses se nos ha enseñado en la escuela que tanto este primer intento como el que tuvo lugar siete años después terminó en fracaso gracias a una fenomenal tormenta de lluvia y viento que se abatió sobre la armada. Es el llamado kamikaze o viento de los dioses.

La creencia de que, cuando se encuentra en una situación desesperada, los dioses vienen en auxilio de Japón resurgió con trágicas consecuencias durante la Segunda Guerra Mundial, cuando se organizaron las “unidades de ataque especial”. Todo partió de aquellos lejanos hechos históricos.

Pero los libros de historia escolares ya no recurren a explicaciones de ese tipo. Veamos un ejemplo.

“El ejército de Yuan, que alcanzaba los 30.000 hombres contando con los reclutados en Koryo (Goryeo), atacó en 1274 las islas de Tsushima e Iki y desembarcó después en masa en la bahía de Hakata, en el norte de Kyūshū (…). El ejército japonés se vio en apuros, pues su estilo de lucha era el cuerpo a cuerpo. Pero los de Yuan también sufrieron pérdidas y finalmente se retiraron por desavenencias internas (…). En 1281 volvieron a atacar el norte de Kyūshū, esta vez con un gran ejército de 140.000 hombres, pero cuando estaban siendo repelidos al intentar ganar la costa, se desató una gran tormenta que les causó graves daños y los obligó a retirarse derrotados una vez más” (versión corregida de Shōsetsu Nihonshi B, editorial Yamakawa Shuppansha, 2018).

Es decir, que el primer fracaso se atribuye ahora a disensiones internas entre los invasores. Veamos qué dicen otros libros de texto.

“Las fuerzas de Yuan y Koryo, un ejército heterogéneo y carente de moral de combate, se retiró al verse obligado a luchar de forma desacostumbrada y sufrir pérdidas” (Jikkyō Shuppan).

“Aunque la táctica de combate del ejército de Yuan puso en apuros a los guerreros japoneses, estos consiguieron infligirle grandes pérdidas y forzar su retirada” (Tōkyō Shoseki).

Como puede verse, la idea de que fue una tormenta lo que obligó a retirarse al ejército de Yuan ha desaparecido de los libros escolares.

Es interesante que, mientras que el libro de la editorial Yamakawa atribuye el primer fracaso a disensiones internas, el de Jikkyō habla de falta de moral de combate y de formas de lucha desacostumbradas, y Tōkyō Shoseki recurre al buen desempeño de los guerreros japoneses para explicarlo.

Es decir, que no hay acuerdo entre las editoriales a la hora de explicar las causas de la retirada. Solo la editorial Shimizu Shoin habla de una tormenta que se levantó precisamente entonces, pero no la cita expresamente como causa de la retirada.

¿Ya nos sigues en Facebook?

En resumidas cuentas, no hay acuerdo entre los expertos sobre cuales fueron las causas de la retirada mongola en el primer intento de invasión.

Uno de ellos, Kakehi Masahiro (Universidad Ferris), aventura en un libro de la editorial Kōdansha que probablemente de parte mongola aquello no fuera más que una operación militar de reconocimiento para imponer su autoridad, y que desde el principio los mongoles no tuvieron intención de continuar luchando en tierra durante demasiado tiempo.

Pero también hay quien objeta que se haya prescindido de los elementos para explicar la retirada. Hattori Hideo (Universidad de Kyūshū), en su obra Mōko shūrai (“La invasión mongola”; Yamakawa Shuppan), habla de que efectivamente se desencadenó una tormenta, pero descarta que la retirada se produjera solo un día después de haber llegado la flota a Hakata.

Tras analizar documentos de la época, entre ellos el Kanchūki, un diario dejado por el noble cortesano Fujiwara no Kanenaka, Hattori concluye que el ejército mongol no se retiró en un solo día, pues permaneció en Japón durante cerca de una semana, al final de la cual llegó la tormenta. Un registro sobre la tormenta lo tenemos en los documentos de Koryo.

Si se establece la veracidad de esta teoría, quizás los libros de texto vuelvan a cambiar para explicarnos que la retirada del ejército de Yuan en su primer intento invasor se debió a una tormenta.