Súbito colapso del consejo. Pero Yoriie no había muerto. Se recuperó de su enfermedad y tuvo noticia de estos sangrientos sucesos tres días después de que ocurrieran. Yoriie montó en cólera y ordenó capturar a Tokimasa. Pero las cosas se le complicaron.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una cuarta y última parte, haz click aquí para leer la tercera.

Súbito Colapso del Consejo

El Consejo de los 13 de Kamakura

Según el Azuma kagami, su madre, Masako, arregló las cosas para que Yoriie se pusiera a salvo tomando los hábitos en el Shuzenji de Izu. Según el Gukanshō, lo que ocurrió fue que Masako le paró los pies y lo encerró en dicho templo.

Como se ve, los registros históricos se contradicen, pero parece fuera de toda duda que Yoriie terminó encerrado en dicho templo a consecuencia de una “operación relámpago” orquestada por Tokimasa y Masako.

La muerte le llegó a Yoriie un año después. Se dice que fue asesinado. Según algunos, su muerte fue cruel, pues fue brutalmente emasculado. Quizás, nunca llegase a saber que se le había dado oficialmente por muerto en septiembre del año anterior. El Azuma kagami no da nombres al hablar de sus asesinos.

Las cruentas luchas entre los supervivientes de los 13 continuaron. Es famosa la discordia familiar entre Tokimasa por una parte y Masako y Yoshitoki por la otra, pero aquí me abstendré de entrar en detalles sobre ella. Para entonces, el Consejo de los 13 ya se había desintegrado. El citado novelista Itō comenta la situación:

Kajiwara Kagetoki, el primer purgado

¿Ya nos sigues en Facebook?

“Los órganos colegiados, como aquel consejo, solo son viables sobre la premisa de un cierto equilibrio de fuerzas entre sus miembros. La pérdida del equilibrio significa la concentración de todo el poder en alguno de ellos. En aquel caso, el poder recayó sobre Hōjō Tokimasa. En la historia de Japón volvemos a encontrar un órgano similar en el Gotairō-gobugyō (los Cinco Consejeros Mayores y los Cinco Comisionados) establecido por Toyotomi Hideyoshi. En aquel caso, el poder terminó concentrándose en Tokugawa Ieyasu”.

Los órganos colegiados siguieron existiendo en el régimen de Kamakura. Durante la regencia de Yasutoki, hijo de Yoshitoki, el regente dispuso de un adjunto (rensho) para auxiliarle en sus tareas y existía además el Hyōjōshū, que era un consejo para la discusión de asuntos judiciales y políticos.

Yoriie

Pero la situación fue cambiando y la última etapa del shogunato fue un régimen autocrático ejercido por los sucesivos patriarcas o cabezas del clan Hōjō. En tiempos difíciles se recurre a los órganos colegiados, pero la historia nos da abundantes pruebas de que el peligro de fraccionamiento está siempre ahí.

Son medidas tomadas in extremis que están abocadas al fracaso. Esa sería la lección. Para conocer más sobre la época:

  • Genji shogun danzetsu, de Sakai Kōichi (PHP Shinsho)
  • Jōkyū no ran, de Hongō Kazuto (Bunshun Shinsho)
  • “Jōkyū no ran”, monográfico de la revista Kōsaidō Best Mock (Kōsaidō Shuppan)