Yoriie, aislado y sin apoyos tras la muerte de Hiki. Luego vino el enfrentamiento entre Hōjō Tokimasa y Hiki Yoshikazu. Yoshikazu había sido adoptado por Hiki no Ama, que había sido nodriza de Yoritomo. En realidad, Yoshikazu era sobrino de Ama. La hija de Yoshikazu, Wakasa no Tsubone, era una de las esposas de Yoriie.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una tercera parte, haz click aquí para leer la segunda.

Yoriie | Aislado y sin Apoyos Tras la Muerte de Hiki

Ichiman, hijo de estos, era firme candidato para suceder a su padre. Había tenido como nodrizas a las hijas de Hiki no Ama y la familia Hiki le prestaba todo su apoyo y protección. Por su parte, los Hōjō tenían a Masako, esposa principal de Yoritomo y madre de Yoriie, a Tokimasa, suegro de Yoritomo, y a Yoshitoki, cuñado de este.

Y, por encima de todo, los Hōjō criaban al segundo hijo varón de Yoritomo, Senman, que luego adoptaría el nombre de Sanetomo. Los Hiki y los Hōjō se jugaban la suerte de sus respectivos clanes familiares a una sola carta: que el sucesor de Yoriie fuera su hijo Ichiman (un Hiki) o su hermano menor, Senman (un Hōjō). Y la lucha fue encarnizada.

El Consejo de los 13 de Kamakura

En el séptimo mes de 1203 Yoriie cayó enfermo. El Azuma kagami narra que su situación se hizo crítica el día 23 de ese mes. Pese a que continuaba vivo, el día 1 del noveno mes, el bakufu proclamó que Yoriie había muerto y que su hermano Senman era su sucesor.

¿Ya nos sigues en Facebook?

Kajiwara Kagetoki, el primer purgado

La noticia llegaría a la Corte de Kioto el día 7, según leemos en el Inokuma Kanpakuki, diario de un noble cortesano de la época. Un día después de la falsa notica de la muerte de Yoriie, el 2 del noveno mes, Tokimasa llamó a Hiki Yoshikazu a su casa y lo asesinó. No se detuvo ahí, pues esa misma noche fue matando a otros miembros de su familia hasta exterminarla.

Ichiman, todavía un niño, fue una de las víctimas. El Azuma kagami dice que murió “durante la Revuelta de Hiki”, pero otro libro histórico de principios del siglo XIII, el Gukanshō, dice que su madre se lo llevó en su huida, pero que fueron perseguidos por los Hōjō y asesinados dos meses después por orden de Yoshitoki.