“Doce paisajes por delante y ocho por detrás” (Omote 12-kei, ura 8-kei, en japonés) es una expresión que alude a las vistas de Kankakei —o la garganta de Kanka—, situada en Shōdoshima (Kagawa); concretamente, hace referencia a las dos rutas de senderismo que llevan hasta un mirador a 612 metros de altura, en las cercanías de la estación Sanchō (cumbre) del teleférico.

Si se asciende por el camino delantero, en la parte occidental, se pueden contemplar 12 vistas, mientras que, si se sube por la senda trasera, en la parte oriental, se verán ocho paisajes. Se trata, en ambos casos, de estampas de gran belleza.

Kankakei: Las Vistas De La Garganta De Kanka

Kankakei

Las vistas impresionantes de Kankakei, que forma parte del Parque Nacional del mar Interior de Seto, se cuentan entre los tres paisajes de gargantas más bellos de todo Japón.

Desde Hoshigajō, el pico más alto de la isla (816 metros), se extiende el precioso paisaje que conforman los aglomerados erosionados en una pendiente al sur, de ocho kilómetros, que atraviesa la altiplanicie Utsukushinohara (777 metros).

Kankakei

Visita nuestra página de facebook para conocer más lugares turísticos como estos.

Aunque Shōdoshima es famosa por sus aguas cristalinas y sus playas bonitas y, por lo tanto, se asocia a menudo con el verano, muchos turistas visitan la isla en otoño para admirar los colores propios de esta estación, que adornan las rocas de los barrancos de la garganta.

Kankakei

La mejor forma de ver Kankakei es en teleférico. Este medio de transporte, cuya ruta surca los cielos del valle profundo, se renovó en julio de 2015; la cabina está equipada con ventanas amplias que permiten admirar la belleza de la garganta y del mar Interior de Seto durante el trayecto.

Desde la estación Kōun del teleférico, situada cerca de una cabaña llamada Kōuntei, se tarda solo cinco minutos en llegar a la estación Sanchō. La bajada se puede hacer andando, tanto por el sendero delantero como por el trasero; la caminata hasta las inmediaciones de la cabaña tiene una duración aproximada de una hora.

Kankakei

Lo normal es subir de una vez en teleférico y bajar a pie para ir viendo el paisaje con calma. Desde la estación Sanchō se puede hacer senderismo hasta el monte Hoshigajō, situado en la parte oriental. Hoshigajō consta de dos picos, uno al este y otro al oeste; hasta el oriental, el más alto del mar Interior de Seto, hay una distancia aproximada de 2,3 kilómetros.

A lo largo de la ruta se pueden visitar varios lugares de interés, entre ellos los santuarios Azukishima y Hoshigajō y las ruinas del castillo de Hoshiga. El castillo de Hoshiga lo construyó Sasaki Nobutane, miembro de una familia influyente de la península de Kojima (Bizen, la actual prefectura de Okayama), durante el período de las cortes del Norte y del Sur.

Kankakei

Se cree que en esta construcción entre montañas se aprovechó el relieve natural del terreno para erigir una fortaleza de gran tamaño rodeada de barrancos y precipicios. En otoño el sendero se cubre completamente de hojas rojas y amarillas caídas de los árboles, como si se tratara de una alfombra naranja.

Lee: 3 Mejores Paisajes Otoñales Para Pasear En Japón

Desde la cima se puede admirar la magnífica estampa del mar Interior de Seto en todo su esplendor. Se recomienda disponer de coche para ir a Kankakei. Se puede alquilar en la propia isla o llegar a ella a bordo de un ferri que transporta vehículos y pasajeros.

La estación Sanchō tiene aparcamiento, por lo que hay muchas personas que hacen el camino de bajada a pie, disfrutando del paisaje, y regresan en teleférico. La zona es perfecta para viajar en coche: por la parte oriental de la estación Sancho transcurre la carretera Kankakei; por la zona occidental, Shōdoshima Skyline.

Si se circula durante unos 15 minutos por Shōdoshima Skyline en dirección oeste desde la estación Sanchō, se llega a la altiplanicie Utsukushinohara. Allí se encuentra el mirador Shibōzashi, desde donde se puede disfrutar del paisaje sin nada que entorpezca la vista en un radio de 60 kilómetros, se mire en la dirección que se mire.

No en vano se decía antiguamente que allí había vistas de siete castillos, 18 provincias, cien islas y seis montañas altas.

Además de Kankakei, Shōdoshima cuenta con un sinfín de lugares turísticos, entre los cuales destacan Angel Road, un camino por el que solo se puede ir cuando baja la marea; Kasaneiwa, una roca situada en el santuario Kose Ishizuchi, y los arrozales en terrazas o andenes de Nakayama, famosos por la procesión con antorchas para espantar a los insectos que se comen las cosechas.

Merece la pena ir al menos una vez en la vida a la más turística de todas las islas remotas del archipiélago nipón.