El castillo gana popularidad gracias a un gato. El castillo de Bicchū Matsuyama se ha convertido en una gran atracción turística en la ciudad de Takahashi y en un verdadero tesoro local.

Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una cuarta y última parte, haz click aquí para leer la tercera.

El Castillo Gana Popularidad Gracias A Un Gato

En los últimos años, en particular, el castillo ha ido ganando popularidad debido al auge de los castillos en el cielo y a la teleserie histórica que emite anualmente la cadena NHK, pero hubo un descenso temporal en el número de visitantes.

El Castillo Gana Popularidad

Las lluvias torrenciales de julio de 2018, que causaron grandes daños en el oeste del Japón, afectaron también a la ciudad de Takahashi con inundaciones causadas por el desbordamiento de los ríos y deslizamientos de tierra. Uno de los supervivientes fue un gato callejero marrón y blanco.

Tal vez con la esperanza de obtener una parte del almuerzo del encargado del castillo, comenzó a quedarse en el lugar después de las lluvias torrenciales, y en diciembre la Asociación de Turismo de la ciudad de Takahashi lo nombró “señor del castillo”.

Fue nombrado “Sanjūrō el gato, señor del castillo”, en honor a Tani Sanjūrō, el líder del séptimo escuadrón del Shinsengumi, originario del feudo de Bicchū Matsuyama, y al hecho de que fue descubierto por primera vez en la zona del tercer círculo de defensa.

¿Ya nos sigues en facebook?

El Castillo Gana Popularidad

En lugar de mostrarse reacio a ser acariciado por los turistas, ronroneó de gusto incluso cuando las cámaras de televisión aparecieron para cubrirlo y caminó alrededor del castillo de manera relajada mostrando un aire señorial.

Gracias a Sanjūrō, el castillo ha cautivado los corazones de los amantes de los gatos y el número de visitantes ha aumentado en comparación con el de antes de las lluvias torrenciales.

El antaño inexpugnable y largamente abandonado castillo de montaña ha sido revivido gracias al entusiasmo de un profesor de secundaria, y se ha convertido en un lugar entrañable gracias a la aparición del gato apodado “El señor del castillo”.

El número de visitantes parece haber disminuido debido a la crisis causada por el nuevo coronavirus, y se dice que Sanjūrō es más mimoso hacia su vasallo (encargado) que antes.