Entre las vistas otoñales más impresionantes de Kioto están el templo Eikandō, famoso por sus arces; el santuario Kitano Tenmangū iluminado; el templo colorado Ninnaji, Patrimonio de la Humanidad o el templo Tōfukuji, donde se pueden ver los colores del otoño desde los puentes.

No te olvides de visitar nuestra página de facebook.

Kioto: Un Paseo Por La Antigua Capital En Otoño

Kioto

Es el templo principal de la escuela Seizan Zenrinji de la secta budista Jōdo y se le conoce como “Eikandō de los arces” desde su fundación en 853. Su nombre oficial es “templo Zenrinji”, pero es más conocido como Eikandō.

El paisaje de las orillas del estanque bellamente coloreadas, en el centro del recinto del templo, y el de la pagoda en la colina detrás del pabellón de Shakadō, rodeada por el follaje otoñal, es un espectáculo muy popular.

Kioto

El templo Ninnaji, fundado por el emperador Uda en el años 888, está registrado por la UNESCO como Propiedad cultural de la antigua capital de Kioto en la Lista del Patrimonio Cultural de la Humanidad.

El templo se llama “Omurogosho” porque es el lugar donde vivió el emperador Uda después de hacerse monje, y donde miembros de la familia imperial continuaron sirviendo como el sacerdote principal.

Omuro es especialmente famoso por sus cerezos en flor en primavera, pero los terrenos del templo también son hermosos en otoño, cuando el pabellón principal y la pagoda de cinco pisos se ven acompañados por el colorido de los arces.

Kioto

Este fue el primer templo de zen establecido por petición imperial en Japón, fundado en 1291 por el emperador emérito Kameyama, y fue clasificado superior en rango a los cinco templos de Kioto y los otros tantos de Kamakura por Ashikaga Yoshimitsu, el tercer shogun del período Muromachi.

Durante la temporada del follaje otoñal, se pueden ver desde lo alto de la puerta de Sanmon unos 300 arces coloreados.

Lee: El Balneario De Okushiobara