Los encantos de bajar en cada parada de la ruta. En el tramo entre las estaciones de Kuronagi y Kanetsuri podrán ver las cumbres de Dashiroppō y el peñasco de Nezumi-gaeshi, unas formaciones rocosas muy particulares que crean un paisaje de gran belleza en conjunto con el río Kurobe y la presa.

¡Alto! Antes de seguir leyendo no olvides que esta es la cuarta parte de este artículo. Aquí puedes encontrar la tercera.

Los encantos de bajar en cada parada de la ruta

Los encantos de bajar en cada parada de la ruta

La estación de Kanetsuri es muy popular entre los fanáticos de los trenes porque es uno de los pocos lugares del país donde hay un cambio de vías en zigzag. Por otra parte, si baja hasta la orilla del río podrá disfrutar del agua. Esta zona se llena de familias durante el verano.

Por si fuera poco, en la orilla hay aguas termales, por lo que podrán disfrutar de un baño al aire libre rodeados por las rocas. En las cercanías de la estación de Keyakidaira, la terminal, hay varios alojamientos con aguas termales y otros puntos de gran atractivo.

Los encantos de bajar en cada parada de la ruta

Otro espectáculo que no pueden perderse es la magnífica vista desde el puente de Okukane, con 34 metros de altura, y el peñasco Hitokui, al frente. El viaje de ida toma aproximadamente una hora y media.

¿Ya nos sigues en facebook?

Los encantos de bajar en cada parada de la ruta

El mirador de Kawahara cuenta con un servicio gratuito de baño de pies y un área de descanso en el centro de visitantes donde, además, se expone información sobre la historia del desarrollo y la naturaleza del cañón de Kurobe.

Durante la temporada de nevadas, de diciembre a mediados de abril, el ferrocarril turístico del cañón de Kurobe no da servicio. El tramo entre las estaciones de Unazuki y Sasadaira es el primero que abre a fines de abril, y la ruta completa funciona sin cortes de mayo hasta el final de noviembre.

Los encantos de bajar en cada parada de la ruta

El señor Nishida nos ofrece sus recomendaciones para cada estación: en primavera podrán disfrutar de la nieve que todavía queda en las montañas y de la belleza del verdor fresco; durante el verano pueden disfrutar del agua y, en el otoño, deleitarse con las hojas coloradas.

No importa cuándo y cuantas veces visiten el cañón de Kurobe pues cada temporada tiene sus particularidades. Por último, nos recomienda parar en cada estación de la ruta para disfrutar de los atractivos de cada lugar.

Los encantos de bajar en cada parada de la rutaLos encantos de bajar en cada parada de la ruta