A lo largo de 50 años, Minamizawa Chūichi (“Chūicchan”) ha plantado un bosque de miles de hortensias llamado Ajisai-yama para que todo el mundo pueda admirar la simple belleza de estas flores.

En este artículo les hablamos del sueño que hizo realidad este hombre que es la versión contemporánea del Hanasaka Jīsan, un anciano que hacía florecer los árboles marchitos en un cuento tradicional japonés.

Ajisai-yama | Un Monte de Hortensias Cultivado Durante Medio Siglo

Ajisai-yama

Un trayecto de hora y cuarto desde la estación de JR Shinjuku, primero en la línea Chūō, luego en la Ōme y en la Itsukaichi hasta la última parada, Musashi-Itsukaichi, y finalmente una caminata de 40 minutos desde la estación nos llevan al Minamisawa Ajisai-yama, el monte de hortensias de Minamisawa.

Hay un sendero en el monte que ofrece unas vistas espectaculares, con hortensias que cubren tanto ambos lados del camino como las inclinadas cuestas de la orilla del río. Se trata de una popular ruta de senderismo del valle Akigawa que atrae a unos 10.000 turistas al año entre mediados de junio y principios de julio, cuando las hortensias están en su apogeo.

Ajisai-yama

El dueño del monte, Minamizawa Chūichi, que hoy tiene 92 años, es la decimoséptima generación de su familia que lo habita. Él solo ha transformado en un lugar famoso por las hortensias lo que hasta hace 50 años era un bosque de cedros común. Roma no se construyó en un día. Un viaje de mil millas empieza con el primer paso.

Pero ¿qué fue lo que motivó a Chūichi a dar ese paso? “Un poco más arriba de la entrada está la tumba de mi familia y pensé que estaría bien pasar entre las flores cuando la visitara para el Obon”. Chūichi nació en 1930. Su padre administraba una empresa maderera y de transporte, y Chūichi era el segundo varón de nueve hermanos, seis chicos y tres chicas.

Ajisai-yama

¿Ya nos sigues en facebook?

Sin embargo, el primogénito falleció a los 7 meses de edad, por lo que Chūichi pasó a ser el hijo mayor. A los 27 años, cuando Japón se recuperaba de la posguerra, abrió su propio negocio de madera, Minamizawa Mokuzai.

Poco después el crecimiento económico acelerado alcanzó su cumbre, con lo que se dispararon las ventas de troncos para andamiajes de madera para la construcción. “En esta zona celebramos el Obon en julio. ¿Qué florece en esa época? Primero pensé en las adelfas. Tienen una floración larga, son resistentes y fáciles de cuidar.

Pero consulté a un experto en flores y me dijo que, aunque son perfectas para la ciudad porque aguantan bien la contaminación, en el monte no crecen bien. Se me ocurrió que las hortensias se adecuarían al clima de aquí, así que planté un par de mi jardín”, explica Chūichi.

Las dos hortensias plantadas en la entrada del monte dieron hermosas flores en junio de 1970, cuando él tenía 40 años y Japón vivía la efervescencia de la Exposición Universal de Osaka.

Lee: Espectáculos y Muchos Recuerdos Típicos