Ōwakudani (en la ciudad de Hakone de la prefectura de Kanagawa) es un singular enclave en el que se pueden ver fumarolas volcánicas elevándose desde las laderas de la montaña. Hakone es un famoso destino turístico al que se puede llegar para una excursión de un día desde Tokio. No olvides que puedes seguirnos en facebook para más artículos como éstos.

Uno de los símbolos de Hakone es Ōwakudani, un lugar donde las fumarolas de ácido sulfhídrico emanan por todas partes y el olor a azufre flota en el aire. Se cree que la caldera de 11 kilómetros de diámetro del volcán Hakone se formó hace unos 80000 o 130000 años atrás como resultado de una serie de grandes erupciones que comenzaron hace más de 200000 años.

Ōwakudani: Espectaculares paisajes volcánicos

Ōwakudani

Ōwakudani, los restos del cráter, y Kanmurigatake, el domo de lava que se eleva sobre él, surgieron durante una erupción hace unos 3000 años, y alrededor de la misma época, también se formaron el lago Ashinoko y la zona de Sengokuhara. Antiguamente se llamaba “Jigokudani” (Valle del infierno) o “Daijigoku” (Gran infierno) debido a su paisaje desolado y rocoso.

En algunos lugares se podía encontrar un suelo marrón rojizo y era difícil para las plantas y árboles vivir allí debido al gas sulfuroso que subía de las fumarolas. En 1873, durante la visita del Emperador Meiji, se cambió su nombre por el de Ōwakudani debido a que el nombre “inspirado en el infierno” no era apropiado para un lugar visitado por un emperador.

Ōwakudani

Hakone es un volcán activo, pero esto es fácil olvidarlo cuando se desea hacer turismo en el lugar. Su actividad volcánica ha creado una orografía variada, e incluso hoy en día hay fuentes termales que alivian la fatiga de los viajeros.

Con sus continuas fumarolas de 100 grados, queda en evidencia que Ōwakudani es parte de un volcán activo, además de ser una obligada visita turística cuando se recorre Hakone. Hakone es un destino turístico de fácil acceso en coche desde el área metropolitana de Tokio.

Ōwakudani

Hay un aparcamiento cerca de la estación de Ōwakudani que se encuentra a unos 1.000 metros sobre el nivel del mar. Muchas personas se contentan con aparcar sus coches y disfrutar de la vista de las fumarolas desde el mirador, pero para apreciar el verdadero atractivo de Ōwakudani, se recomienda tomar el teleférico de Hakone.

Hay que pagar para aparcar en Ōwakudani, pero las estaciones de Sōunzan y Tōgendai, los puntos de partida este y oeste del teleférico, ofrecen aparcamiento gratuito. La ruta entre las estaciones de Ōwakudani y Sōunzan pasa sobre una zona conocida como Ōwakusawa, y desde la altura máxima de 130 metros se puede ver el fondo del valle emanando humo.

Ōwakudani

Este humo contiene gas volcánico que le da al suelo su característico tono amarillo creando un impactante panorama que no se puede experimentar desde la superficie.

¿Sabías que Japón está formado por casi 7000 islas?