El puente Taushubetsu es apodado el “puente fantasma” debido a que queda sumergido bajo el lago cada año alrededor de junio cuando sube el nivel del agua. El puente, situado en Kamishihoro, en la prefectura de Hokkaidō, se extiende a lo largo del lago Nukabira, que se formó con la construcción de una presa hidroeléctrica.

Desde septiembre de 2020 el lago ha contado con menos agua de lo habitual.

El puente Taushubetsu: El “Puente Fantasma”

El puente Taushubetsu

Iwasaki Ryōji, un fotógrafo que ha frecuentado el lago en los últimos 15 años, asegura que las personas que visiten el lugar pueden observar ahora un paisaje que no ha sido visible en la última década, incluyendo los tocones de los árboles en el fondo del lago y la vegetación en la base del puente.

El nivel del agua en el lago Nukabira comienza a subir alrededor del mes de abril cada año cuando la nieve comienza a derretirse. En septiembre de 2018 el puente Taushubetsu quedó completamente sumergido por el agua. Incluso en 2019, cuando hubo una relativa escasez de lluvias, el puente quedó medio cubierto en el agua.

El puente Taushubetsu

La combinación de capas de nieve ligeras el invierno pasado y escasas lluvias este año parece haber contribuido al bajo nivel de las aguas que hay en la actualidad. El puente Taushubetsu está hecho de hormigón, se extiende unos 130 metros y tiene una altura de 10 metros.

Fue construido en 1937 para que la línea Shihoro de Ferrocarriles de Japón pudiese cruzar el río Taushubetsu. Esta línea de tren fue desviada cuando se formó el lago Nukabira más adelante y el puente quedó sumergido. Hoy solo quedan los arcos.

El puente Taushubetsu

Esta estructura ha pasado a ser conocida popularmente como el “puente fantasma” ya que aparece y desaparece dependiendo del nivel de las aguas del lago.

Que el puente haya sido registrado como parte del Patrimonio de Hokkaidō y sus apariciones en los carteles promocionales de la JR (Japan Rail), así como su frecuente presencia en las redes sociales, ha ayudado a aumentar su popularidad, atrayendo a turistas y aficionados a la fotografía desde todos los rincones del país.

La carretera del bosque que conduce al puente Taushubetsu no está abierta al tránsito general, pero el Centro de Guías de la Naturaleza de Higashitaitetsu, una organización local sin ánimo de lucro, ofrece visitas guiadas. Debido a la pandemia de la COVID-19 el número de participantes se ha visto reducido.

Se han recibido tantas peticiones de personas de todo Japón para participar en esta popular visita que algunas de ellas han tenido que ser rechazadas. El puente Taushubetsu se ha ido deteriorando debido a los efectos de las heladas del invierno y de otras características del clima del lugar, y algunas partes se desprendieron hace tres años y en abril de este año.

Iwasaki asegura que no pasará mucho tiempo antes de que el puente deje de existir tal y como lo conocemos. Si te ha gustado este artículo, puede que te interese: Un paraíso de las aguas termales. Y no te olvides de pasar por nuestra página de facebook para más imágenes sorprendentes como las que aparecen en éste articulo.