Un bien de importancia cultural de Japón y el lugar ideal para encomendarse a la deidad del amor.El recinto del santuario de Futarasan tiene una extensión aproximada de 3.400 hectáreas y en su interior se encuentran los montes Nikkō: Nantai, Nyohō y Tarō, así como la cuesta de Iroha y la cascada de Kegon.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una segunda parte, haz click aquí para leer la primera.

Bien de Importancia Cultural de Japón | Lugar Ideal

Bien de Importancia Cultural

En la entrada a Nikkō Sannai, donde se ubica el santuario principal, está el puente de color bermellón Shinkyō (cuyo nombre alterno es Jabashi, puente de la serpiente), que también pertenece a Futarasan.

Según la leyenda, el monje Shōdō elevó sus oraciones cuando el camino quedó bloqueado por los rápidos del río Daiyagawa y en el lugar aparecieron dos serpientes que se transformaron en un puente. La ubicación del puente Shinkyō, Patrimonio de la Humanidad, corresponde al lugar de la leyenda.

Bien de Importancia Cultural

En el recinto del santuario principal se encuentran el pabellón de adoración y el principal, así como el pórtico torii Karadō, entre otras 10 edificaciones que han sido designadas bienes de importancia cultural del país.

¿Ya nos sigues en Facebook?

Bien de Importancia Cultural

El pabellón principal, de estilo yatsumune-zukuri, se encuentra escondido detrás del pabellón de adoración, por lo que puede observarse si se visita el jardín oeste de Shin’en. También vale la pena disfrutar de otros atractivos tales como el santuario menor de Mitomo, el santuario de Hie, el pabellón Daikoku y las linternas Baketōrō en el Shin’en.

El santuario de Futarasan está consagrado a una familia de deidades: Ōnamuchi no Mikoto, Tagorihime no Mikoto y Ajisukitakahikone no Mikoto, padre, madre e hijo, respectivamente. Ōnamuchi no Mikoto es un nombre alternativo de Ōkuninushi no Mikoto, la deidad del amor.

Por esta razón, muchas personas acuden al lugar con la esperanza de conseguir pareja y una vida familiar satisfactoria. Dentro del recinto hay varios puntos conocidos por ser fuente de energía espiritual y buena fortuna, tales como el enmusubi no ki (árbol del amor), enmusubi no sasa (bambúes del amor), oyako sugi (cedro de padre e hijo), koibito sugi (cedro de los novios) o las estatuas de los perros guardianes komainu para el amor, así como venta de amuletos, entre otros.

Para visitarlos todos se recomienda acudir con tiempo suficiente.