Es una de las tres grandes cascadas de Japón, junto con la de Kegon (ciudad de Nikkō, prefectura de Ibaraki) y la de Nasu (Katsuura-chō, Nachi, prefectura de Wakayama). Sus 120 metros de altura y 73 de ancho la convierten en una cascada de grandes dimensiones.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una segunda parte, haz click aquí para leer la primera.

La cascada de Fukuroda, Fukuroda, Daigo-machi, localidad de Kuji

La cascada de Fukuroda

También se la conoce como la “cascada de cuatro veces” ya que, según una versión, el muro de roca tiene cuatro divisiones y, según otra, el monje Saigyō se habría expresado de ella: “la única forma de conocerla verdaderamente es visitándola en cada una de las cuatro estaciones”.

Tal como dijo Saigyō, se trata de una cascada multifacética que cambia con cada estación, por lo que, sin duda, da ganas de visitarla en varias ocasiones. En años en los que el invierno es especialmente crudo, la cascada se congela y nos regala un paisaje fantástico en el que el tiempo pareciera haberse detenido.

La cascada de Fukuroda

(La cascada se congela dependiendo de las condiciones del clima, por lo que hay años en los que no se puede disfrutar de este fenómeno. La página web de Turismo de Ibaraki publica regularmente el estado de esta.)

Visita nuestra página de facebook para conocer más lugares turísticos como estos.

La cascada de Fukuroda

Jardín Kairakuen, ciudad de Mito

Es uno de los tres jardines más famosos de Japón, junto con el Kenrokuen (ciudad de Kanazawa) y el Kōrakuen (ciudad de Okayama). El nombre de este jardín encierra el deseo de Tokugawa Nariaki, noveno señor feudal de Mito, quien lo mandó construir con la intención de que se convirtiera en un lugar de disfrute con los habitantes de sus dominios.

La cascada de Fukuroda

En su interior hay 3.000 árboles de 100 variedades distintas de ciruelos. Entre finales de febrero y mediados de marzo, el lugar se llena de visitantes que van a deleitarse con las flores durante el festival de los ciruelos.