Un Templo Budista Con Funciones De Castillo. A principios del periodo Edo, inmediatamente después de un largo periodo de guerras, el clan Maeda representaba una amenaza para el Gobierno shogunal.

Antes de seguir leyendo recuerda que esta es la segunda parte, aquí puedes encontrar la primera.

Un Templo Budista Con Funciones De Castillo

Un Templo Budista

El templo Zuiryūji, que se construyó en esos momentos como el templo en honor de Toshinaga, nos hace sentir las estrategias políticas y las altas conciencias del momento para salvaguardar su organización. La puerta Sōmon, de estilo yakuimon, tiene grandes aleros, columnas robustas y tejas salidas que le dan su impresionante forma de trapecio.

Un portal muy similar se puede encontrar en Hongō (distrito de Bunkyō, Tokio). Así es, el famoso portal akamon de la Universidad de Tokio pertenecía a la residencia del feudo de Kaga en Edo. Yotsuya Dōkō, monje principal del Zuiryūji, nos explica con mucha maestría la historia y detalles del templo.

Cuando el templo Zuiryūji fue construido, estaba en vigor la ley de un castillo por feudo (1615) emitida por el Gobierno shogunal. El feudo de Kaga tenía como su sede el castillo de Kanazawa, por lo que tuvo que demoler, entre otros, el castillo de Takaoka.

Sin embargo, como contaba con amplios territorios y enclaves, sus líderes decidieron construir templos majestuosos como puntos estratégicos, en sustitución de un castillo.

Un Templo Budista

Con el pretexto de que esta nueva construcción se convertiría en el templo en memoria de Toshinaga, construyeron el portal Sōmon, réplica del imponente estilo del de su residencia en Edo; desde el nuevo templo protegerían la ciudad de Takaoka.

¿Ya nos sigues en facebook?

Teniendo en cuenta estos detalles, es lógico que los restos de Toshinaga reposen en este lugar y no en Kanazawa, donde está el mausoleo familiar del clan Maeda, incluida la tumba de Toshiie. La mayoría de los templos de la escuela Sōtō se encuentran en las profundidades de las montañas, en contraste, el Zuiryūji se encuentra en una planicie.

Al atravesar el portal Sōmon, se puede observar un espacio abierto en el que se levanta en el fondo el portal Sanmon, tesoro nacional de Japón y, a sus lados, sendos pasillos. Visto desde lejos, sobre los pasillos, al fondo a la derecha se aprecia el techo del pabellón residencial y, a la izquierda, el techo del monasterio.

Un Templo Budista

Sin duda alguna se puede reconocer por qué se lo nombra el Byōdōin de Hokuriku. Los pasillos se extienden como si envolvieran el terreno hacia al fondo y conectan cada edificio, algo que facilita realizar las tareas en el invierno, que en Takaoka se caracteriza por sus fuertes nevadas.

Al avanzar hasta las escaleras de piedra que se encuentran frente al portal Sanmon se puede admirar el pabellón de Buda, construido en el punto central del templo. Sus dimensiones se ajustan perfectamente al marco que forma el portal y parece que está siendo protegido por las deidades guardianas.

Esto es otra evidencia de que el templo fue cuidadosamente diseñado para aprovechar la planicie del terreno.