Los Dontosai (どんと祭) son festivales de desnudos que se celebran alrededor del 14 de enero cada año en la mayoría de santuarios de la prefectura de Miyagi (en la fascinante región de Tohoku), pero el más viejo y más famoso ocurre en el santuario de Ōsaki Hachimangū (大崎八幡宮) en la ciudad de Sendai, donde recibe el nombre de Matsutaki Matsuri (松焚祭).

También recibe, en otras localidades, el nombre de Dondoyaki o Sagichō. Los festivales denominados «dontosai» cuentan con un rito principal que consiste en quemar las decoraciones de Año Nuevo en una enorme hoguera, así como todo aquello que traiga malos recuerdos del año anterior.

Dontosai (どんと祭) | Festivales De Desnudos

Dontosai

Las multitudes acuden a los jardines del santuario para quemar dichas decoraciones así como los viejos libros del calendario, las fotos de los malos recuerdos, cualquier artículo que alberga demonios del pasado se lanzan a las llamas y se ofrecen a los dioses. Es un rito para librarse de los malos espíritus y pedir buena suerte para el nuevo año.

El punto culminante de este festival es su procesión de peregrinos semidesnudos. Esta procesión, conocida como Hadaka Mairi (裸参り, «homenaje desnudo«) discurre, en el caso del Matsutaki Matsuri, por las calles de Sendai con temperaturas bajo cero.

Dontosai

A diferencia de la gran mayoría de festivales de desnudos, en el Dontosai los participantes no van vestidos con un fundoshi (taparrabos) sino con un atuendo que les cubre desde debajo del pecho hasta las rodillas, incluyendo un cinturón de paja y unas sandalias de paja. Las mujeres además llevan puesta una chaqueta.

Se trata de uno de los pocos festivales de desnudos en los que participan también mujeres.

Dontosai

Los participantes en la procesión caminan con un pedazo de papel blanco apretado entre los dientes, haciendo sonar campanas y sosteniendo farolillos hasta el santuario, donde se enciende el goshinka, una enorme hoguera masiva, para enviar a los dioses que han visitado a las familias en Día de Año Nuevo.

¿Ya nos sigues en facebook?

Dontosai 

Los compañeros de trabajo, los clubes escolares y otras organizaciones generalmente forman grupos para participar en el evento. Tras subir los empinados escalones y llegar al santuario, los peregrinos se reúnen para recibir una taza de sake y la bendición de un sacerdote.

En otras ciudades fuera de Sendai, un sacerdote pide a los espectadores que arrojen un cubo de agua helada sobre los peregrinos.

Dontosai 

Los participantes hacen después una carrera final alrededor del templo y rodean la hoguera para una limpieza final, y lanzan sus cinturones de paja a las llamas, liberando a los demonios que permanecen en la cuerda retorcida antes de escapar del frío regresando a casa o celebrándolo en un restaurante cercano.

Se trata de una tradición que todo aquel que visite la prefectura en estas fechas no debe perderse. Por supuesto, como en la gran mayoría de festivales japoneses o «matsuri», alrededor del lugar del evento puede disfrutarse de una multitud de puestos callejeros o «yatai» donde degustar algunas de las delicias de la sencilla gastronomía festiva de Japón.

Lee: Día de la Mayoría de Edad