Ōtake Hideyo, dueño de la granja Nikkei Farm, produce cerca de 100 tipos de verduras al año. En sus campos solo utiliza abono orgánico y ha decidido prescindir de cualquier tipo de pesticidas.

Antes de seguir leyendo recuerda que esta es una segunda parte, haz click aquí para leer la primera.

Ōtake Hideyo | Dueño De La Granja Nikkei Farm

Ōtake Hideyo

En la realización de este reportaje, tuvimos la oportunidad de degustar sus espinacas estrella y comprobar que además de hojas jugosas, también son dulces sus tallos largos en los que se acumula una alta concentración de azúcares que, según Ōtake, incluso supera la de las sandías.

La meta de Nikkei Farm es producir verduras sin sabores astringentes y para ello no utilizan químicos que puedan afectar los terrenos o los plantones. Tampoco utiliza estiércol de ganado como abono ya que desconoce cómo fueron alimentados dichos animales. Al igual que las espinacas, también pudimos comprobar que el dulzor de la col recién cortada llega hasta el centro.

Ōtake Hideyo

Es tan meticuloso con sus métodos de producción que pensamos que su única vocación había sido la agricultura, pero, en realidad, trabajó como peluquero al terminar el instituto. Cuando su madre enfermó y tuvo que dejar los campos para concentrarse en su tratamiento, Ōtake se enfrentó a la disyuntiva de dejar morir los campos.

Finalmente, decidió continuar con la labor de su madre y dedicarse a la agricultura, puesto que con su licencia de peluquero puede retomar esa profesión en el momento que quiera. Sin embargo, de inmediato se enfrentó a un problema: desde pequeño era un gran apasionado de los insectos. Por esa razón decidió que no utilizaría ningún tipo de pesticidas.

Ōtake Hideyo

Cuando encuentra insectos, los guarda en una botella y los libera en algún bosque en su camino de regreso. Al prescindir de químicos tiene que dedicar mucho más tiempo al campo, pero Ōtake está convencido de que lo natural es que los huertos tengan insectos y los arrozales, ranas.

Además, nos dice, los mismos insectos le ofrecen ideas sobre las condiciones de los campos y los métodos agrícolas. Concluye diciendo en tono de broma que no es tan malo que un bicho raro como él trabaje como agricultor.