Zōjōji y Sus Tesoros. El Zōjōji es un paraíso para los amantes de la historia. En su recinto encontrará, entre otras cosas, pagodas, monumentos de piedra, una casa de té relacionada de la princesa Kazu, el santuario Yuya y un monumento para los miembros de la división “me” de la brigada de bomberos que fallecieron en el desempeño de sus labores.

El monje Matsunaga comenta que las mil estatuas de los kosodate jizō son especialmente populares entre los extranjeros. Se trata de 1,300 estatuas de Ksitigarbha ofrendadas para pedir por el la salud de los niños y por el descanso eterno de los fetos muertos.

Zōjōji y Sus Tesoros: Una Mirada Al Pasado

Para ahondar aun más en la historia del Zōjōji se recomienda visitar la exposición de los tesoros del templo que se encuentra en el sótano del pabellón principal. En el centro de la exposición, que cuenta con un gran número de piezas valiosas, hay una maqueta a escala 10:1 del mausoleo Daitoku-in.

Esta fue hecha por estudiantes del Colegio de Artes de Tokio (actualmente Universidad de Artes de Tokio) en 1910 para la exposición nipobritánica. Se dice que estuvo resguardada por la casa real británica por casi un siglo. La sala de exhibiciones fue inaugurada en el año 2015, en el cuarto centenario de la muerte de Ieyasu, y ahí se exhibió por primera vez la maqueta.

El mausoleo, que se dice que sirvió como inspiración para el santuario de Nikkō Tōshō-gū, fue reproducido de una manera tan fidedigna en esta maqueta que nos permite vislumbrar el pasado glorioso del Zōjōji.

¿Ya nos sigues en facebook?

Zōjōji y Sus Tesoros

Aunque se espera que el templo, con todos sus atractivos, se convierta en un lugar turístico por excelencia, el monje Matsunaga recalca que su cometido primordial sigue siendo el de ser sede de la secta Jōdo. Desde la antigüedad, el Zōjōji es la sede de los 18 distritos de la secta en Kantō y las regiones hacia el norte.

Es, junto con el Chion’in, la sede general de la secta en Kioto, un lugar de prácticas budistas. Los monjes aprendices que desean ser ordenados dentro de la secta Jōdo deben cumplir con tres semanas de prácticas finales en alguno de los dos templos.

Zōjōji y Sus Tesoros

En la actualidad, cerca de 100 personas al año cumplen con su periodo de entrenamiento en el Zōjōji y, posteriormente, son despachados a templos en todo el país. Como parte de las celebraciones por los 850 años de la fundación de la secta Jōdo se tiene previsto comenzar con la limpieza de las tejas del pabellón principal y la reparación del portal Sangedatsumon.

Nuestro guía reitera su deseo de que el Zōjōji siga cumpliendo con su función como sede de la secta, pero que también sea un lugar que atraiga a un gran número de personas. En el marco del 850.º aniversario de la secta Jōdo, que se celebrará en 2025, el monje Matsunaga espera que más gente se acerque a los preceptos de la escuela.

Zōjōji y Sus Tesoros

Por último, nos dice que ya que la iluminación de la torre de Tokio cambia según la temporada, no importa cuántas veces visite el Zōjōji, siempre podrá disfrutar de un paisaje distinto.

Zōjōji y Sus Tesoros