Hoy traemos otros 6 patrimonios culturales inmateriales de la UESCO en Japón más. Anteriormente hemos hecho dos listas de estos. Aquí puedes encontrar el anterior que hicimos.

6 Patrimonios Culturales Inmateriales | UNESCO en Japón

Dainichidō bugaku (Kazuno, prefectura de Akita) – registrado en 2009

Baile celebrado el segundo día de cada nuevo año en el Dainichidō, formalmente el santuario Ōhirumemuchi, para pedir buenas cosechas de grano y protección contra enfermedades. Se trata de una tradición que continúan transmitiendo los nōshū, las personas ancianas de cuatro aldeas de la zona, a las siguientes generaciones.

¿Ya nos sigues en facebook?

Daimokutate (prefectura de Nara) – registrado en 2009

Celebrado en el festival de otoño (12 de octubre) del santuario Yahashira. Los participantes van recitando sobre el escenario frases inspiradas en citas de los comandantes de los clanes Heike y Genji, con un tipo especial de entonación. Se realiza sobre todo con actores recién aceptados en la asociación del festival.

Bailes tradicionales ainu (Sapporo, Chitose y otros lugares, prefectura de Hokkaidō) – registrado en 2009

Bailes realizados por miembros de la etnia ainu, de Hokkaidō. Además de danzas con fuerte esencia ceremonial, también se ejecutan improvisaciones y bailes de entretenimiento.

Kumiodori (prefectura de Okinawa) – registrado en 2010

Se bailaba, en la época en la que Okinawa era el reino Ryūkyū, para agasajar a los invitados tales como los mensajeros del trono imperial de China. Hoy día es el Teatro Nacional de Okinawa el lugar en el que se mantiene esta tradición.

Yūki-tsumugi (prefecturas de Ibaraki y Tochigi) – registrado en 2010

Técnicas de tejido de seda transmitidas desde la antigüedad en la zona de Yūki, prefectura de Ibaraki, y en Oyama, prefectura de Tochigi. Se usaba como pago tributario en el periodo Nara (710-794).

Mibu no hana taue (Kitahiroshima, prefectura de Hiroshima) – registrado en 2011

Ceremonia celebrada el primer domingo de junio para pedir buenas cosechas. Se adorna ricamente a las vacas con las que se labra la tierra, y las chicas forman una hilera para plantar el arroz.