El éxito de Hatsune Miku se extendió ampliamente, involucrando no solo a músicos sino también a otros tipos de creadores. Las ilustraciones, un elemento clave, comenzaron a publicarse una tras otra. Muchos músicos publicaron a la vez canciones cantadas por Hatsune Miku en las páginas de difusión de vídeos Nico Nico Dōga y YouTube.

Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una tercera parte, haz click aquí para leer la segunda.

El Éxito De Hatsune Miku Se Extendió Ampliamente

El Éxito De Hatsune

Otros usuarios, inspirados por ellas, dibujaban ilustraciones y las publicaban. Otros, a su vez, hacían vídeos musicales animados, basados en estas. Otros cantaban esas canciones, sobre las que otras personas creaban coreografías originales y bailaban, o encontraban significados profundos en las letras y escribían novelas.

De esta forma, se produjo una cadena de creaciones que se derivaban unas de otras, y se citaban entre sí. También resultó significativo que el desarrollador, Crypton Future Media, tomara la postura de alentar la difusión de estos trabajos derivados.

El Éxito De Hatsune

El 3 de diciembre de 2007, la compañía abrió una página llamada Piapro para publicar contenidos y anunció unas pautas para el uso del personaje.

Como resultado se implementó un sistema de licencias similar al del software de código abierto, como Linux, de modo que los usuarios sin ánimo de lucro pueden usar libremente a Hatsune Miku sin preocuparse por cometer infracciones de derechos de autor. También se ha facilitado la conexión entre los creadores a través de sus respectivos trabajos publicados en Piapro.

El Éxito De Hatsune

Cuando se lanzó el programa se hablaba a menudo del personaje como de una “diva electrónica”, pero lo cierto es que Hatsune Miku no fue un éxito como personaje de anime. El movimiento, en su esencia, era un fenómeno cultural completamente nuevo, en el que los creadores se correspondían entre sí en la red mediante sus formas de expresión.

¿Ya nos sigues en facebook?

De esta manera los oyentes comenzaron a prestar atención no solo a Hatsune Miku como personaje, sino también a los artistas de Vocalo-P, los creadores de las canciones. Uno de los principales detonantes fue la canción “Meruto”, lanzada en diciembre de 2007.

Las canciones publicadas por Ryo (grupo creativo que reunía a ilustradores y diseñadores centrados en el compositor Ryo, fundador de Supercell) tuvieron un gran impacto entre los usuarios del momento, logrando más de 3 millones de reproducciones anuales.

No solo se hicieron populares las canciones originales, sino también los vídeos de usuarios que probaban sus propias versiones; en un momento determinado, el ranking de Nico Nico Dōga se convirtió en noticia al llenarse de canciones originales y sus vídeos derivados.

Muchas de las primeras canciones populares, como “Miku Miku ni shite ageru ♪” o “Koi suru [email protected]”, hablaban del personaje mismo de Hatsune Miku, de gran popularidad, pero el hecho de que la protagonista de “Meruto”, una auténtica canción pop, fuera una chica como cualquier otra, poseía fuertes implicaciones.

2008 fue el año en que Ryo (Supercell) realizó su gran debut, y entre 2009 y 2010 muchos creadores saltaron a la fama mediante Nico Nico Dōga. Hachi, que debutaría después como Yonezu Kenshi, y Wowaka, posterior líder del grupo de rock Hitorie, son buenos ejemplos.