El jardín de la casa de baños. Además de esta película son muchas las obras de animación de Miyazaki que reciben inspiración de la cultura tradicional japonesa y se sirven con habilidad de ella. Kaonashi es un personaje sin voz; en cambio, traga a otras personas y usa sus voces. La parte inferior de su cuerpo, además, es un tanto traslúcida.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una novena y última parte, haz click aquí para leer la octava.

El Jardín De La Casa De Baños | 20 Años De Chihiro

Kamikakushi y Takai Henreki

Ambos detalles parecen indicar la posibilidad de que Kaonashi no tenga un verdadero yo. En la segunda mitad de la historia comienza a repartir dinero, creándolo con sus propias manos (aunque en realidad es dinero falso), y todos le dan de comer lo que quiere y satisfacen todos sus deseos.

Poco a poco va adoptando un cuerpo gigantesco con una cabeza diminuta, como una especie de garrapata, y mostrando un desequilibrio desagradable en su figura. Ese cuerpo enorme y su pequeña cabeza parecen simbolizar un deseo desmesurado y un corazón débil, incapaz de controlarlo.

El Viejo Árbol Y El Rayo

¿Ya nos sigues en facebook?

En la escena en la que Kaonashi vuelve a escupir las ranas a las que se había tragado, el hecho de que no se hayan visto alteradas puede simbolizar la idea de que el verdadero significado del conocimiento y la experiencia no son algo de lo que uno se pueda realmente apropiar. Kaonashi puede, en ese sentido, representarnos a todos nosotros.