“Las redes sociales son el campo de batalla; tengo que perfeccionar mi particular estilo fotográfico”. Hashimuki continúa diciendo: “Los que hemos sido seducidos por los encantos del monte Fuji ya no tenemos remedio. Entre los colegas nos autonombramos “los de la enfermedad sin cura” (un juego de palabras entre Fuji y “fuji”, “sin cura”).

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una quinta parte, haz click aquí para leer la cuarta.

Las Redes Sociales son el Campo de Batalla

Fotógrafo que Comparte

Creo que también influyó que, cuando era joven, soñaba con vivir en la capital, Tokio, pero con el paso de los años descubrí las bondades de mi lugar de origen, Shizuoka, así como las maravillas de la naturaleza.

Además de que el monte Fuji es patrimonio de la humanidad, lo que finalmente me animó a dedicarme seriamente a la fotografía fue la posibilidad de que personas de todo el mundo pudieran conocer la montaña más alta de Japón y orgullo de mi lugar de origen.”

Fotógrafo que Comparte

La red social mixi es privada, por lo que solo quienes reciben una invitación pueden acceder a las publicaciones. Este sistema ya no era suficiente para Hashimuki y comenzó a publicar sus fotografías en Twitter con el fin de conectarse con gente de todo el mundo.

Síguenos en Facebook para más imágenes como estas.

Fotógrafo que Comparte

También empezó a interesarse por los cielos estrellados y la Vía Láctea, así que decidió mejorar su instrumento de trabajo y adquirir una cámara réflex de una lente con sensor CMOS de fotograma completo. Como las condiciones eran favorables en ese momento, empezó a ir cada fin de semana al monte Fuji.

La labor de los panaderos exige madrugar, un trabajo perfecto para un fotógrafo del monte Fuji. Como salir de su casa antes del amanecer es parte de la rutina de Hashimuki, no le cuesta planear sesiones fotográficas en las primeras horas del día.