A los sokushinbutsu del monte Yudono la fama les llegó, al parecer, una vez superado el corto periodo de represión del budismo ocurrido inmediatamente después de la Restauración Meiji (segunda mitad del siglo XIX).

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una sexta parte, haz clic aquí para leer la quinta.

A los Sokushinbutsu del Monte Yudono la Fama les Llegó

Momificados en vida

Para marcar la diferencia con el régimen de los Tokugawa, protectores del budismo, los gobernantes de la época trataron de erradicar este credo y elevar el sintoísmo a la categoría de religión nacional. A consecuencia de esta política antibudista, los templos de los Tres Montes de Dewa tuvieron que “sintoizarse”.

Hasta entonces, el culto a las montañas practicado en estos templos había sido un sincretismo entre ambas religiones y otras muchas creencias.

Momificados en vida

Además, el Gobierno penalizó expresamente ciertas prácticas, como la del enterramiento en vida, que fue equiparada a una asistencia al suicidio, o la de la apertura del enterramiento tres años y tres meses después, que pasó a ser violación de sepultura y profanación de cadáver.

¿Ya nos sigues en Facebook?

Templos de Yamagata que Preservan Sokushinbutsu

Esta nueva legislación puso fin a la tradición del sokushinbutsu. Los cuatro templos de la secta Shingon que tomaban como objeto de culto las rocas de los manantiales del monte Yudono defendieron la “budidad” de la comarca montañosa, pero su reivindicación no fue escuchada y fueron obligados a convertirse.

Sin embargo, los templos de Chūrenji y Dainichibō, que preservaban sendos sokushinbutsu, perseveraron en su puridad budista, lo que significaba tener que renunciar a sus derechos de culto sobre el monte Yudono.

Momificados Tras una Dura

Durante el precedente periodo Edo, estos derechos incluían ingresos económicos gracias a los “peajes” que pagaban los peregrinos al ascender a los montes sagrados.

Se cree que los dos templos trataron de conseguir entonces nuevos ingresos y que esta fue la razón de que dieran a conocer a sus sokushinbutsu, promoviéndolos a la categoría de honzon (“imagen sagrada principal”), fabricando y repartiendo amuletos relacionados y utilizándolos abiertamente en sus actividades proselitistas.