La revolución yōkai del periodo Edo. El siglo XVIII fue también una época en la que se desarrolló la historia natural.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una tercera parte, haz click aquí para leer la segunda.

La Revolución Yōkai del Periodo Edo | Siglo XVIII

Personajes con los que Disfrutar la Ficción

Como parte de las políticas de promoción de la industria de producción, impulsadas por el octavo daimyō, Tokugawa Yoshimune (1684-1751), se realizaron encuestas de productos de todo el país y, según los datos recabados se desarrollaron los estudios denominados honzōgaku (de hierbas medicinales).

El honzōgaku presenta características similares a la historia natural occidental, y su propósito era describir las peculiaridades y la eficacia de varias especies naturales como medicamentos, además de diferenciarlos y clasificarlos. Como resultado, se crearon muchos libros ilustrados de animales y plantas.

Personajes con los que Disfrutar la Ficción

También se llevó a cabo una concienzuda recolección de especímenes de flora y fauna, los cuales se exponían en lugares denominados yakuhin’e, similares a museos naturales.

En esas circunstancias se consideraba también a los yōkais como una especie de ser vivo, e incluso llegaron a aparecer representados junto a seres vivos reales en enciclopedias que describían todo tipo de especies naturales. Esto refleja, nuevamente, la transformación de la percepción misma de la naturaleza, en ese momento.

La Revolución Yōkai del Periodo Edo

¿Ya nos sigues en Facebook?

Lo natural había pasado de ser algo impresionante a convertirse en objeto de observación científica. Al mismo tiempo se perdía el misterio de los yōkais, y su figura se iba convirtiendo en presencias similares a las de los animales inferiores a los seres humanos, existencias extrañas pero suficientemente controlables.

La Revolución Yōkai del Periodo Edo

El autor denomina a este fenómeno “revolución yōkai del periodo Edo”.

Después, en la segunda mitad del siglo XVIII, comenzaron a producirse enciclopedias de yōkais, como la obra de Toriyama Sekien (1714-1788) Gazu Hyakki Yakō (Libro ilustrado de las actividades nocturnas de cien demonios, 1776), y comenzó así a cambiar de manera decisiva la forma de estas criaturas.

La Revolución Yōkai del Periodo Edo

Originalmente, los yōkais servían para explicar fenómenos misteriosos difíciles de entender, por lo cual sus características visuales, no tan importantes en este sentido, eran algo secundario. Sin embargo, con el advenimiento de las “enciclopedias yōkai”, estas criaturas comenzaron a verse caracterizadas según su nombre y figura visual.

Al ser identificados de esta manera se podrían considerar similares a los Pokémon modernos.