Los patrones de ritmo del MT-40, a cargo de una empleada novata.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una segunda parte, haz click aquí para leer la primera.

Los Patrones de Ritmo del MT-40 | A Cargo de una Empleada

Los Patrones de Ritmo del MT-40

Casio, que lideró la “guerra de las calculadoras” de los setenta sacando la primera calculadora personal del mundo, Casio Mini, en 1972 y la primera calculadora del tamaño de una tarjeta de visita, Casio Mini Card, en 1978, lanzó al mercado el teclado electrónico con altavoz incorporado Casiotone 201 en enero de 1980.

La empresa entró en el sector de los instrumentos musicales por la puerta grande. Okuda empezó a trabajar en la empresa tres meses más tarde y, justo después de terminar el cursillo para nuevos empleados, le encargaron la elaboración del generador de tonos predeterminados del MT-40.

En aquel momento en Casio estaban desarrollando un producto con funciones de reproducción automática y decidieron lanzar un teclado pequeño con varios patrones de ritmo predeterminados como producto “puente” antes de comercializar el modelo final.

“En el departamento de desarrollo solo éramos cuatro recién graduados de universidades de música y yo era la única experta en música popular”, recuerda Okuda. Por aquel entonces no existía ni la especificación MIDI y ni un entorno para crear música digital como el de hoy en día.

Convirtieron las partituras en código de programación, lo metieron en un dispositivo de ROM y así pudieron escuchar el primer patrón de ritmo que habían introducido. Como era un proceso trabajoso que tomaba mucho tiempo, no resultaba viable encargárselo a compositores externos a la empresa.

Okuda estudió piano de niña, pero en la secundaria descubrió el rock británico, que estaba en su apogeo, y más tarde se fue aficionando al reggae. “Se dice que el reggae está en las raíces del hip hop, el rap o la música de DJ, pero también ejerció una gran influencia en el rock británico.

Lo que más me atrajo fue esa forma ligera de cantar unas letras que encierran un mensaje profundo”, explica. Tras graduarse del bachillerato musical, ingresó en la Universidad de Música de Kunitachi.

¿Ya nos sigues en Facebook?

En lugar de prepararse para ser intérprete, se especializó en teoría musical, que es la base de toda la música, y estudió materias como historia de la música, sociología de la música y harmonía, el fundamento de la composición musical. Con todo, su objeto de investigación era el reggae.

En una época en que casi todos los alumnos de las universidades de música de Japón se especializaban en música clásica, Okuda era una estudiante muy particular. “El tema de mi tesis de fin de carrera fue el reggae. Como no había nadie que pudiera hacerme de tutor, obligué a un profesor de barroco a leer mi trabajo.

Me dijo ‘Como texto, no le veo ningún problema’ y así logré graduarme”, cuenta entre risas. En 1979, cuando estaba redactando su tesis de fin de carrera y escuchaba reggae a todas horas, Bob Marley hizo su primera y única visita a Japón.

Okuda fue al lugar del concierto en repetidas ocasiones y poco después vio que Casio había anunciado que, por primera vez, iba a contratar a recién graduados de universidades de música. La frase “Se buscan desarrolladores” le llamó la atención.

El Casiotone —primer modelo de la serie, que todavía no había salido a la venta— que le mostraron en la entrevista de trabajo le pareció muy avanzado y vio un enorme potencial en los instrumentos electrónicos. Lo que acabó de convencerla para aceptar el puesto fue que Casio estaba desarrollando el producto con miras al mercado global.

Al mando del Departamento de Instrumentos estaba Kashio Toshio, el segundo de los cuatro hermanos que fundaron la empresa. Conocido como inventor de calculadoras y ducho en instrumentos musicales, acuñó el lema “Para que todos puedan disfrutar del placer de tocar un instrumento”.

A Okuda, que había estudiado teoría musical, conocía bien la música occidental y albergaba un fuerte interés por el desarrollo de instrumentos, le pareció un trabajo a su medida.