Medio siglo de “gacha-gacha”: la historia de las cápsulas con juguetes sorpresa.  Las máquinas expendedoras de cápsulas con juguetes sorpresa se conocen en japonés con diferentes nombres, tales como gachagacha-gacha o gashapon.

En 1965, cuando aparecieron por primera vez frente a las tiendas de chucherías de los barrios, se convirtieron de inmediato en las favoritas de los niños. Hoy la oferta de gacha para adultos también es amplia. Las oficinas de Kitan Club se asemejan más a un baúl de juguetes que a una empresa.

Medio Siglo de gacha-gacha | Historia de Cápsulas con Sorpresa

Medio Siglo de gacha-gacha

En la entrada, los visitantes se encontrarán con unas figurillas de tamaño real de picozapatos y gorilas, y todo el lugar está repleto de juguetes de diferentes tamaños y variedades. En una estantería de madera, cerca de la entrada, se exhiben todos los juguetes sorpresa en cápsula que esta empresa ha lanzado al mercado en sus 15 años de historia.

Las diversas formas de las miniaturas, así como sus expresiones, son muy llamativas. Entre todas ellas destaca su serie más exitosa: Koppu no Fuchiko (La chica del borde de los vasos). Las Fuchiko, unas pequeñas muñecas en diversas poses, se colocan en los bordes de los vasos. Definitivamente, es una colección que dan ganas de poseer.

Medio Siglo de gacha-gacha

Esta serie salió a la venta en 2012 y se popularizó rápidamente entre las mujeres jóvenes a través de las redes sociales para después llegar a otras generaciones. Hasta la versión deportiva de la serie que salió a la venta en julio de 2021, Kitan Club superó los 20 millones de figuras vendidas.

Furuya Daiki, presidente de Kitan Club, nos dice que Fuchiko fue una creación conjunta entre su empresa y el dibujante de manga Tanaka Katsuki.

¿Ya nos sigues en Facebook?

Agrega que sus productos no solo son resultado de las colaboraciones como las que tienen con el dibujante Katsuki o la escultora Hashimoto Mio, entre otros artistas, sino que algunas surgen en las reuniones mensuales de planificación, donde los empleados presentan sus propuestas. Actualmente, Kitan Club tiene 20 empleados.

Más de la mitad asiste a las reuniones, en donde dan a conocer sus ideas a través de dibujos. Furuya nos cuenta que si alguna de las propuestas no los engancha de inmediato, la descartan. Por el contrario, si les llama la atención, la desarrollan.

A diferencia de las grandes empresas, que tardan más en aprobar lo planificado, en Kitan Club el lapso para materializar una propuesta es relativamente corto, característica que Furuya considera una fortaleza de su compañía.

Lee: La Asociación del Ramen que Protegió el Ramen de Kitakata