También en un santuario, como dios del agua. Pero no todo son historias terroríficas. También hay leyendas en las que el kappa es fuente de beneficios.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que ésta es una quinta y última parte, haz click aquí para leer la cuarta.

También en un Santuario | Como Dios del Agua

También en un Santuario De Bestia Peluda De Temible Yōkai

Según una de ellas, un travieso kappa que había perdido su mano cuando fue sorprendido tocando el trasero de una mujer en el excusado, a cambio de que se la devolvieran se avino a enseñar a los humanos el método de fabricación de cierto remedio medicinal.

Otro kappa que fue arrastrado hacia tierra por un caballo al que pretendía ahogar tuvo que prometer, para no recibir su merecido, que no volvería a atacar a los aldeanos.

También en un Santuario De Temible Yōkai El ‘Kappa’ De Bestia Peluda

En algunos sitios se conservan juramentos escritos por kappa “arrepentidos”; en otros, se les otorga un lugar en un santuario sintoísta, donde son tratados como kami (dioses) del agua.

¿Ya nos sigues en Facebook?

 De Temible Yōkai El ‘Kappa’ De Bestia Peluda

Historias parecidas a estas las encontramos entre los antiguos mitos japoneses sobre los dioses, lo cual nos hace pensar que, en realidad, los kappa pueden ser entendidos también como espíritus de la naturaleza.

Los japoneses han sentido siempre un temeroso respeto frente a la naturaleza y, personificando ese sentimiento en figuras como los kami o los yōkai han tratado de poner bajo control la latente amenaza de la naturaleza. Los kappa encarnan los peligros que entrañan las corrientes y masas de agua como ríos, estanques, lagos o mares.

También en un Santuario De Bestia Peluda De Temible Yōkai

El ser humano no está hecho para vivir en el agua y, por muy diestro que pueda ser un nadador, un pequeño error o desfallecimiento puede acarrear su muerte. El kappa podría haber sido inventado para ponernos en guardia frente a esa realidad.

Hoy en día, en muchos de los letreros de “prohibido bañarse” que vemos en las orillas de mares y lagos encontramos la figura de un kappa. Nos enseña que, bajo una apariencia simpática y divertida, puede acechar un grave peligro.