Una arquitectura urbana adaptada a los tiempos de crisis. Tange trabajó en muchos países, pero muchas de las que se consideran sus obras maestras están en Japón y fueron realizadas entre la posguerra inmediata (1949) y la Exposición Universal de Osaka (1970).

¡Alto! Antes de seguir leyendo, tienes que saber que esta es una tercera parte, haz click aquí para leer la segunda.

Una Arquitectura Urbana Adaptada a los Tiempos de Crisis

Una arquitectura urbana adaptada a los tiempos de crisis

Uno de sus más conspicuos discípulos, Isozaki Arata, explica que todos los trabajos que realizó Tange en sus primeros tiempos fueron una apuesta por el futuro de un archipiélago que se levantaba de las ruinas de la guerra, pero que tanto conceptual como metodológicamente estaban pensados desde una perspectiva mundial.

El compromiso con el futuro de Japón al que se refiere Isozaki puede verse en trabajos perfectamente adaptados a dos fases históricas: una primera de reconstrucción de las ciudades que habían quedado destruidas durante la Segunda Guerra Mundial y una segunda de crecimiento económico acelerado (el llamado “milagro japonés”).

Una arquitectura urbana adaptada a los tiempos de crisis

Las obras que mejor plasmaron estas dos fases históricas son el Parque Conmemorativo de la Paz de Hiroshima y el Gimnasio Nacional de Yoyogi.

El primero fue concebido como una instalación que complementaba y realzaba el valor del emblemático Genbaku Dome (Memorial de la Paz, edificio en ruinas conservado), con la idea de dar descanso de las almas de todas las víctimas de la explosión atómica, pero también como un monumento a la paz.

Tange

¿Ya nos sigues en facebook?

El segundo se construyó en el solar del antiguo complejo habitacional de las Fuerzas Aéreas norteamericanas Washington Heights para albergar las competiciones de natación y baloncesto de los Juegos Olímpicos de Tokio de 1964.

A través del deporte, una forma de promover las relaciones amistosas entre los países, la capital japonesa, que había quedado reducida a escombros durante la guerra, mostraba al mundo su formidable renacimiento.

Además, el Parque de la Paz de Hiroshima continúa siendo hoy en día foco de difusión del ideal de una paz duradera, lo cual ha sido refrendado a lo largo de los años con visitas tan memorables como la del entonces presidente de Estados Unidos Barack Obama o la del papa Francisco.

Tange Kenzō

Y el Gimnasio Nacional de Yoyogi se ha convertido en un importante legado arquitectónico del olimpismo, pues es un edificio que enorgullece a los vecinos del área y del que, además, se ha obtenido un altísimo rendimiento comercial a lo largo de los años, ya que ha sido utilizado en multitud de actos.