El origen de la idea del “viento divino”. Después del primer fracaso, Yuan continuó mandando emisarios, pero el hombre fuerte del bakufu de la época, Hōjō Tokimune, los fue ejecutando conforme llegaban. Fue entonces cuando Kublai Kan dirigió su segundo ataque con su ejército de 140.000 hombres (1281).

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una quinta parte, haz click aquí para leer la cuarta.

El Origen de la Idea del “Viento Divino”

Desde la península coreana llegaron 30.000, entre mongoles y coreanos, y desde el puerto de Ningpo, en la actual China, por la ruta del sur, los otros 100.000 del llamado ejército de Jiangnan, entre los que había muchos miembros del extinto ejército de Song del Sur. Las dos fuerzas se reunieron otra vez ante la bahía de Hakata.

Para no incurrir en los mismos errores, los samuráis japoneses habían estudiado detenidamente las tácticas de combate de Yuan. Además, construyeron una muralla defensiva de 20 kilómetros de longitud que les sirvió para impedir el desembarco.

Tras cerca de dos meses de resistencia, el 1 de julio (23 del octavo mes del calendario antiguo) un gran tifón se abalanzó sobre esta zona de Kyūshū. En las filas japonesas los daños fueron considerables, pero mucho peores lo fueron en las de los invasores, pues el mar se tragó los destrozados barcos y a los infelices soldados.

¿Ya nos sigues en Facebook?

Así pues, es cierto que durante el segundo intento de invasión la zona sufrió fuertes lluvias con vientos huracanados (es decir, un tifón) y que la escuadra de Yuan quedó aniquilada. Se sabe también que desde la Corte de Kioto y desde el bakufu de Kamakura se ordenó a los templos y santuarios del país que elevaran plegarias para propiciar la retirada del enemigo.

Por ejemplo, el Santuario de Ise recibió la visita, como enviado imperial, del miembro del Consejo de Estado Nijō Tameuji, que también presentó sus respetos al dios del viento, al que se rinde culto en un pabellón aparte dentro del recinto del Naikū. Después de las frustradas invasiones, se comenzó a rumorear que era esta deidad la que había desatado los vientos.

En 1293 la Corte Imperial elevó la categoría de este santuario, que pasó a denominarse Kazahi no Minomiya.