La predicción de Tagore. Todos estos son problemas reales a los que nos enfrentamos hoy en el siglo XXI. Alguien previó que el budismo sería el centro de atención en ese siglo XXI. Fue el polifacético hindú Rabindranath Tagore, poeta, escritor, filósofo y músico.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que ésta es una segunda parte, haz click aquí para leer la primera.

La predicción de Tagore | 800 años de Nichigen

Reflexiones en el 800 La predicción de Tagore

Cuando el Dr. Bhattacharya, rector de la Universidad Tagore fundada por el propio artista, visitó Japón, me comentó que Tagore decía: “Asia debe estar unida, no por la política o la fuerza, sino por la cultura. Hubo un tiempo en que lo estuvo, y se consiguió gracias al budismo. El budismo será el foco de atención en el siglo XXI”.

Desde el siglo XIII, el número de budistas en la India ha sido casi nulo. Dadas estas circunstancias, le pregunté qué aspectos del budismo valoraba Tagore.

Reflexiones en el 800 La predicción de Tagore

El Dr. Bhattacharya me respondió que (1) el budismo original era completamente igualitario, (2) eliminaba completamente la superstición, la adivinación y el dogma (doctrina), y (3) no predicaba la ética occidental – por falta de tiempo solo pudo mencionarme estos tres puntos.

Yo he añadido a estos tres puntos, (4) su énfasis en el despertar al “Dharma” (verdad universal) y al “verdadero yo”, y he examinado el significado de estos puntos. Sobre todo, en relación con el punto (3), me gustaría hablar de la ética budista.

Reflexiones en el 800 La predicción de Tagore

La ética occidental para Tagore sería la que se establece como un compromiso con el Absoluto (Dios) que creó al ser humano y a todas las cosas. En ese caso, podría ocurrir que “matar gente por Dios” se convierta en “justicia”. Según esa lógica, “Dios es el fin” y “el hombre es el medio”. La vida también se convierte en un medio para conseguir un fin.

¿Ya nos sigues en facebook?

Asimismo, la ideología también puede sustituir a Dios. En cambio, el budismo no reconoce el Absoluto. El Dr. Nakamura Hajime argumentó en su libro Genshi bukkyō no shakai shisō (El pensamiento social del budismo primitivo) la diferencia entre ambos:

“En Occidente, Dios, como el Absoluto, está separado de los seres humanos, pero en el budismo, lo Absoluto (es decir, Buda) existe dentro de los seres humanos y es, de hecho, la propia humanidad”. Las escrituras budistas primitivas incluyen la siguiente afirmación.

“Todos los seres sienten miedo ante el peligro. La vida es preciosa para todos. Cuando un hombre considera esto, no mata ni hace matar” (Dhammapada).

“Considera que ellos son como tú y tú eres como ellos, de modo que no debes matar ni deben hacer matar” (Sthanipata).

El Absoluto no aparece aquí. La ética se enseña en la relación real del hombre con el hombre. El hombre nunca fue instrumentalizado; el hombre era el fin. El budismo nunca dio valor supremo a nada que no fuera el ser humano o la vida. En el Daichidōron (Comentario sobre la Gran Perfección de la Sabiduría) se dice:

“En el mundo, lo primero es amar la vida” y “Todos los seres vivos, incluso los insectos, se aman a sí mismos”.