Un alma que encuentra la paz en la transmisión de su legado. Esta implicación de Sen no Rikyū y otros personajes en la política fue posible en la primera etapa de Hideyoshi, cuando muchos de sus parientes ocupaban altos cargos. Pero conforme el régimen iba fortaleciéndose y unificando el país se crearon nuevos órganos administrativos y esto abrió una nueva etapa.

¡Alto! Antes de seguir leyendo, tienes que saber que esta es una quinta parte, haz click aquí para leer la cuarta.

Un Alma Que Encuentra La Paz En La Transmisión De Su Legado

Sen no Rikyū

En 1591, poco después de la muerte por enfermedad de Hidenaga, una orden de Hideyoshi aparta a Rikyū, entonces de 69 años, del poder.

La caída y muerte de Rikyū se explica dentro de las luchas y rivalidades que surgieron dentro del régimen de Hideyoshi, pero a quienes lo conocían y valoraban como un extraordinario maestro del té tuvo que costarles mucho aceptar las trágicas consecuencias que le había acarreado su implicación en la política.

Sen no Rikyū Una desmedida afición.

Sea como fuere, el malogrado Rikyū, que de tan impensada forma vio interrumpida su carrera, sobrevivió en el recuerdo de la gente.

¿Ya nos sigues en Facebook?

Sen no Rikyū Afición Que Dejó Perplejos

Dentro del pensamiento tradicional japonés sobre la vida y la muerte, las almas de quienes han muerto sin haber podido realizar sus proyectos deben ser aplacadas mediante las debidas ceremonias, pues de lo contrario podrían ser causa de desgracias futuras.

Esa es la razón de que encontremos santuarios sintoístas dedicados a personajes que tuvieron un fin aciago, como Sugawara-no-Michizane (845-903) o Taira-no-Masakado (¿?-940). Si en honor de Rikyū no se erigieron santuarios fue porque se impuso la idea de que dando continuidad a su escuela del té sería posible llevar la paz eterna a su alma.

Sen no Rikyū Perplejos A Los Misioneros

Los servicios religiosos por el aniversario de su muerte son celebrados no solo por los herederos y discípulos, sino por muchos chajin de otras escuelas.