Una desmedida afición que dejó perplejos a los misioneros. Los grandes comerciantes que se lucraron con el comercio internacional eran todos, quien más quien menos, fieles practicantes de la ceremonia del té, siendo Imai Sōkyū (1520-1593) y Tsuda Sōgyū (¿?-1591) dos buenos representantes de esta tendencia.

¡Alto! Antes de seguir leyendo, tienes que saber que esta es una cuarta parte, haz click aquí para leer la tercera.

Una Desmedida Afición Que Dejó Perplejos A Los Misioneros III

Sen no Rikyū Perplejos A Los Misioneros

Rikyū, cuyos negocios no alcanzaban el volumen de los de aquellos, obtuvo reconocimiento como anfitrión de reuniones de té a los 23 años, momento a partir del cual se destacó como un chajin (maestro o experto en la ceremonia del té) con un criterio estético certero y original.

Pero el hecho que puso a Rikyū en el foco de atención fue su relación con Toyotomi Hideyoshi (1537-1598), quien, como sucesor de Oda Nobunaga (1534-1582), dio los pasos necesarios para el restablecimiento del poder central.

Sen no Rikyū Una desmedida afición.

¿Ya nos sigues en Facebook?

Estos dos grandes líderes políticos y militares dieron extraordinaria importancia y valor simbólico a los chadōgu (vasijas y otros instrumentos ceremoniales del té), como se aprecia en el hecho de que, para recalcar ante los participantes en las ceremonias que eran ellos quienes ostentaban el poder, dijesen que estaban en posesión de los chadōgu que habían pertenecido a quienes les habían precedido en el poder, o a sus enemigos de guerra.

Sen no Rikyū

En 1575 Oda Nobunaga eligió a Rikyū, entre muchos expertos, como maestro de ceremonias encargado de preparar y servir en las reuniones de té que él mismo organizaba. Tenía Rikyū 53 años. En 1583, un año después de la muerte de Nobunaga, Rikyū pasó a hacer ese mismo papel central en las reuniones del nuevo líder, Hideyoshi.

Cuando este hizo pública su afición a las vasijas del té, le fueron enviadas muchas de regalo, de parte de personas que querían ganarse su favor. El propio Rikyū fomentó dicha costumbre entre los daimios (señores feudales).

Afición Que Dejó Perplejos

La implicación del maestro del té en los asuntos políticos fue cada vez mayor, pues llegó a pedir a algunos de los daimios beligerantes que se rindieran a Hideyoshi y cuando este asumió el cargo político supremo de dajō-daijin en 1586, Rikyū se convirtió, junto a Hidenaga, hermano menor de Hideyoshi, en uno de los principales valedores de su régimen.