La granja Futamigaoka de la prisión de Abashiri abre sus puertas una vez al año para disfrutar de los cerezos. Doscientos cerezos de la variedad ezo yamazakura florecen en mayo en los terrenos de esta prisión de Hokkaidō. La floración de los cerezos en Japón comienza en marzo y va avanzando lentamente hacia el norte hasta llegar a Hokkaidō en mayo.

El último punto de florecimiento en esta prefectura está en Abashiri. Dentro de la granja Futamigaoka de la prisión de Abashiri existe un lugar sin igual poco conocido para disfrutar de los cerezos.

La Granja Futamigaoka de la Prisión de Abashiri Abre sus Puertas

Durante el periodo Taishō (1912-1926), en la orilla norte del lago Abashiri, a lo largo de un camino, había unos dos mil cerezos de la variedad ezo yamazakura, que los locales llamaban “la hilera de cerezos de Futami”.

Sin embargo, como consecuencia del aumento en el tráfico y las obras para mejorar los caminos, los cerezos fueron talados gradualmente y solo sobrevivieron los que se encontraban dentro de los terrenos de la prisión.

¿Ya nos sigues en Facebook?

Los voluntarios locales trabajan para la protección y mantenimiento de la hilera de cerezos. En la actualidad, cerca de 200 cerezos de la variedad ezo yamazakura colorean la primavera tardía del este de la prefectura. La entrada a este lugar normalmente está cerrada, pero una vez al año se abre al público para que cualquier persona pueda disfrutar de la floración.

En 2022, la puerta se abrirá el 8 de mayo de 10:00 a. m. a 15:00 p. m. Ya que los árboles se encuentran dentro de una prisión, las fiestas de observación de cerezos están prohibidas, pero el visitante puede dar un paseo para suspirar de pena por el fin de la primavera.

Lee: Un Sufrimiento que no Acabó con la Guerra