Una Capital Que Fue Presa Del Fuego A Causa De Las Guerras. Kioto, superando epidemias y desastres, también fue, por mucho tiempo, el corazón de la cultura japonesa. Hagamos un viaje al pasado para conocer los orígenes de esta ciudad. En el año 794, el emperador Kanmu emitió en Nagaoka-kyō un decreto imperial para la construcción de una nueva capital.

La nueva urbe tendría un diseño inspirado en ciudades amuralladas como Chang’an o Luoyang, ambas en China. La gran avenida Suzaku, con 84 metros de ancho, sería el eje principal de sur a norte y a ambos lados se extendería un trazado hipodámico. En el extremo norte se construyó el Daidairi, que incluía el palacio imperial y las oficinas gubernamentales.

Una Capital Que Fue Presa Del Fuego A Causa De Las Guerras

Una Capital Que Fue Presa Del Fuego A Causa De Las Guerras

En el extremo sur se erigió el portal Rajōmon, y, en las cercanías, los templos Tōji y Saiji. La zona urbana está organizada en manzanas llamadas machi de unos 120 metros cada una. Además, con el fin de garantizar el suministro de víveres y otros artículos para la población, se instalaron sendos mercados al este y al oeste.

Esta nueva capital sería bautizada como Heian-kyō. Según una teoría, el diseño de la ciudad está basado en la filosofía del feng shui, proveniente de China. De acuerdo con esta, los cuatro puntos cardinales habrían sido protegidos con las bestias divinas de la mitología china.

Una Capital Que Fue Presa Del Fuego A Causa De Las Guerras

La capital estaba circunscrita de la siguiente manera: al norte, el monte Funaoka simbolizaba a la deidad mitológica Genbu. Se modificó el flujo del río Kamo para que corriera en el extremo este y simbolizara a la deidad Seiryū. La avenida San’indō, que se extiende hacia el oeste, representaba a Byakko.

Por último, al sur, el lago rebosante Oguraike, representaba a Suzaku. Los caracteres chinos que componen el nombre de la capital Heian-kyō significan “pacífico” y “seguro”Es decir, que se la nombró con el deseo de que la paz reinara en el mundo. Sin embargo, esto no evitó que el fuego de las guerras consumiera la ciudad en varias ocasiones.

Una Capital Que Fue Presa Del Fuego A Causa De Las Guerras

Durante la guerra de Ōnin, de 1467 a 1477, la zona urbana se convirtió en el principal campo de batalla. A fines del siglo XVI, Toyotomi Hideyoshi, quien trabajaba en pos de la unificación del país, ordenó la reconstrucción de la ciudad amurallada, que tendría como núcleo el castillo Jurakudai, y de los templos budistas a su alrededor.

¿Ya nos sigues en facebook?

Una Capital Que Fue Presa Del Fuego A Causa De Las Guerras

Esa ciudad se convertiría en el origen del Kioto actual. En la Edad Moderna también se tiene registro de algunos grandes incendios. En 1788, el gran incendio de Tenmei consumió la ciudad por dos días con sus noches.

En 1864, durante el incidente de Kinmon, el fuego iniciado por los enfrentamientos entre los ejércitos de los dominios de Chōshū y Aizu se extendió por la ciudad y consumió 30.000 edificaciones. La capital renació de las cenizas de guerras y desastres en múltiples ocasiones.

La gran resiliencia de Kioto le permitió ser la capital de Japón por 1.100 años, hasta 1869, cuando el centro político del país se reubicó en Tokio.

Incluso cuando el Gobierno de los shogunes se trasladó a partes lejanas en el este del país, como Kamakura o Edo, el palacio imperial continuaba en Kioto, por lo que esta ciudad pudo conservar su posición como centro político de Japón. En algún momento de la historia, la población comenzó a referirse a la capital Heian-kyō simplemente como “la capital” (miyako).

Esto refleja que, muy probablemente, nadie dudaba que esta ciudad era el único centro político y cultural de Japón.

Lee: Las Memorias De Quienes Lucharon Contra Las Epidemias